Ataques de locales contra inmigrantes deja 84 detenidos en Sudáfrica

0
920

Un total de 84 personas han sido detenidas hasta el momento en Sudáfrica en relación con los ataques de locales contra supuestos focos de criminalidad propiedad de inmigrantes nigerianos y del resto de África en Johannesburgo y Pretoria, informó hoy la Policía.

De los arrestados, 42 están acusados de participar en las acciones violentas -entre las que se cuentan incendios de presuntos burdeles y saqueos de comercios-, y 27 son inmigrantes ilegales de otros países del continente.

Una persona ha sido detenida por posesión ilegal de un arma de fuego, y 14 más por tráfico de drogas, explicó en un comunicado la portavoz policial Deliwe de Lange, que ha pedido a la ciudadanía que evite «tomarse la justicia por su mano» con nuevos actos de violencia contra presuntos delincuentes.

Esta nueva ola de hostilidad por parte de sudafricanos contra inmigrantes comenzó el 11 de febrero en Rosettenville, en el sur de Johannesburgo, donde grupos de vecinos incendiaron diez casas pertenecientes a ciudadanos nigerianos en las que aseguraban que se ofrecían drogas y prostitución.

Incidentes similares se repitieron el pasado sábado en el oeste de la capital del país, Pretoria, donde varios comercios regentados por pakistaníes e inmigrantes africanos han sido saqueados esta semana.

Grupos de derechos humanos temen que una marcha convocada este viernes por vecinos de los antiguos guetos negros de Pretoria contra la inmigración ilegal lleve a más casos de violencia contra extranjeros.

Estos episodios de violencia han sido condenados duramente por el Gobierno nigeriano, que ayer trasladó su malestar al embajador sudafricano en Abuya y ha pedido a la Unión Africana (UA) que tome cartas en el asunto.

En respuesta a los ataques en Sudáfrica, un grupo de ciudadanos nigerianos ha destruido hoy la sede central en la capital de Nigeria de la empresa de telefonía sudafricana MTN, de la que se robaron teléfonos y ordenadores.

Por su parte, el ministro del Interior sudafricano, Malusi Gigaba, ha llamado a la calma y ha prometido actuar contra los empresarios que empleen a inmigrantes ilegales.

Antes, el alcalde de Johannesburgo, Herman Mashaba, había pedido la cooperación del Gobierno en la lucha contra la inmigración ilegal.

Sudáfrica es uno de los países más inseguros del mundo y tiene una de las mayores poblaciones de inmigrantes del continente, entre la que se cuentan muchos indocumentados.

El país austral ha vivido en el pasado varias olas de violencia xenófoba. La peor de ellas se produjo en 2008 en Johannesburgo y provocó la muerte de más de 60 personas.