Asume el poder el nuevo primer ministro de RCA en una ceremonia en Bangui

0
211

Mahamt KamounEl nuevo primer ministro de República Centroafricana (RCA), Mahamt Kamoun, ha asumido este jueves sus funciones en una ceremonia de traspaso de poderes celebrada en la capital del país, Bangui, en la que ha estado presente su predecesor, Andre Nzapayéké, según ha informado la emisora Radio France Internationale.

Las negociaciones para la formación del nuevo gobierno ya han arrancado y, en base al espíritu de los acuerdos firmados a finales de julio en Brazzaville entre el grupo armado Séléka y las milicias cristianas ‘anti balaka’, tendrá que tener un carácter inclusivo.

El propio Kamoun prometió hace unos días, en un discurso televisado, formar un Gobierno de unidad con los objetivos de restablecer la seguridad, mejorar la situación humanitaria, fomentar la reconciliación nacional, relanzar la economía y celebrar elecciones.

La principal dificultad recae en que los rebeldes de Séléka rechazaron el lunes la decisión de la presidenta, Catehrine Samba Panza, de nombrar a Kamoun como primer ministro, negándose a formar parte de un Gobierno de unidad nacional y advirtiendo de que el nombramiento podría poner en peligro el acuerdo de paz.

“La jefa de Estado transicional no ha pensado en abrir un diálogo con Séléka, solamente ha decidido nombrar un primer ministro”, dijo el ‘número dos’ de la alianza rebelde, el general Mohamed Musa Dhaffane, en un comunicado.

En consecuencia, Dhaffane anunció que “Séléka ha decidido no participar en el próximo Gobierno” y apuntó que la alianza rebelde reflexionará sobre el alto el fuego acordado el pasado mes de junio.

Por su parte, un portavoz ‘anti-balaka’ consultado por Reuters manifestó que las milicias cristianas están contentas con el nombramiento de Kamoun y que, por tanto, están dispuestas a integrarse en el nuevo Ejecutivo.

Samba Panza nombró el domingo a Kamoun, un musulmán y ex asesor del líder de la alianza rebelde, que se hizo con el poder el año pasado, primer ministro, tras la dimisión la semana pasada de Nzapayéké.

La salida de Nzapayéké del Ejecutivo se debe al acuerdo de paz y a su negativa a hacer concesiones. Samba Panza pidió su dimisión para permitir la formación de un Gobierno que aunase a todos los grupos de la región para acabar así con la violencia sectaria.

Tras la dimisión de Nzapayéké, Séléka aseguró que el puesto de primer ministro le había sido prometido a cambio de la salida de República Centroafricana del expresidente y líder de la alianza rebelde Michel Djotodia.

Con la dimisión de Djotodia los rebeldes de Séléka se retiraron de la capital, Bangui, y cientos de miles de civiles musulmanes se dirigieron al norte para huir de los ataques de represalia de las milicias cristianas.

Francia ha desplegado 2.000 tropas de paz para frenar la violencia sectaria. Naciones Unidas pondrá en marcha en septiembre una misión internacional con 12.000 efectivos que se unirán a los 6.000 de la misión africana.