Asamblea Nacional de Sudáfrica debatirá moción opositora contra Zuma

0
403

surafrica_zuma_nkandlaLa Asamblea Nacional de Sudáfrica debatirá el martes una moción presentada por los partidos de la oposición que pide la renuncia del presidente Jacob Zuma, reiteran hoy noticieros aquí.

El recurso fue presentado por la Alianza Democrática (AD) a raíz de la sentencia sin precedentes del Tribunal Constitucional, con sede en Johannesburgo, que consideró de manera unánime que el mandatario y el Parlamento incumplieron sus deberes con la carta magna.

Según el veredicto se ignoraron las medidas correctivas sugeridas por protectores públicos respecto a las mejoras de la residencia del gobernante en Nkandla, KwaZulu-Natal.

En 2014, el Defensor del Pueblo Thuli Madonsela indicó en un informe que el jefe de Estado debía reembolsar los fondos por las reparaciones al estimar que se había «beneficiado indebidamente de una enorme inversión de capital no vinculada a la seguridad en las instalaciones» del inmueble.

Al emitir su dictamen, el presidente del Tribunal, Mogoeng Mogoeng, advirtió que el Tesoro tiene 60 días para establecer cuánto deberá pagar Zuma y otros 45 días para que se haga efectiva la devolución del dinero.

Aunque no se trata de un juicio político, los adversarios del Congreso Nacional Africano encontraron con este fallo del jueves el contexto que buscaban para -una vez más- tratar de sacarlo del poder.

El viernes Zuma compareció ante las cámaras de televisión donde afirmó que no actuó de manera deshonesta o con cualquier conocimiento personal de las irregularidades por parte del Departamento de Obras Públicas referido al proyecto Nkandla.

«Respeto la sentencia y cumpliré con ella», dijo el presidente al ratificar su respeto hacia el veredicto de la Corte.

Acotó además que «la sentencia ha sido muy útil», ya que «hay lecciones que aprender para todos nosotros en el gobierno, las cuales son un buen augurio para el futuro».

El AD invocará el artículo 89 de la Constitución, que se refiere a la remoción del Presidente de su cargo, pero para que ello tenga éxito, las dos terceras partes de los diputados del Legislativo tendrían que votar a favor de la propuesta. Esto significa que 266 de los 400 diputados de la Asamblea deberían respaldar el documento, algo poco probable en un Parlamento donde el Congreso Nacional Africano -partido de gobierno desde 1994- conserva su mayoría con 249 butacas.