Argelia promueve una policía común para el continente africano

0
218

AfripolDel Sahel al Sinaí, de Nigeria a Somalia, grupos terroristas locales e internacionales se propagan por el continente gracias a la debilidad de los estados fallidos como Libia o Somalia, el saqueo de sus recursos, la endémica corrupción o la dificultad de controlar las porosas fronteras. El Índice Global de Terrorismo en 2015 calcula que más de 10.000 africanos fueron asesinados en atentados terroristas perpetrados por grupos como Boko Haram, Al Qaeda en el Magreb Islámico, Al Shabab o Ansar Al Sharia. Con 6.644 víctimas en un año, Boko Haram superó al Estado Islámico o Daesh en Siria e Irak. Mientras países como Nigeria o Etiopía eligen la vía militar para hacer frente al terrorismo, Argelia ha añadido un enfoque policial que, según expertos en seguridad consultados por El Confidencial, puede “marcar la diferencia” en la lucha contra el terrorismo.

Argelia es una excepción en el norte de África: ha logrado contener los atentados terroristas en el país y ha enviado menos de 200 combatientes a las filas del Estado Islámico en Siria e Irak. Y aunque hasta ahora ha logrado mantenerse casi incólume en medio de la inestable región, poco puede hacer para impedir la libre circulación  de yihadistas a través de las porosas fronteras del norte de África y el Sahel, así como tampoco para cortar los flujos internacionales de financiación de estos grupos. Es por eso que durante el último año ha presionado para la creación de una fuerza policial conjunta, “Afripol”, en estrecha colaboración y bajo el ‘paragüas’ de la Unión Africana, a la que el ministro de Exteriores argelino, Ramtane Lamamra, ofreció a principios de mes en Addis Abeba “su experiencia” en la lucha contra el terrorismo.

Al estilo de la Europol o la Ameripol, esta fuerza policial africana forzará la colaboración entre los cuerpos policiales del continente, así como el intercambio de información e inteligencia. Si el terrorismo traspasa las fronteras, su lucha también debe ser transnacional: “Este proyecto africano, cuya relevancia está clara ante las nuevas emergencias de seguridad, constituirá un instrumento esencial en la cooperación internacional, incluyendo la respuesta colectiva contra nuevas e intrusivas amenazas para la paz y la seguridad a las que se enfrentan nuestros países”, ha declarado el director general de la Seguridad Nacional argelina, el general Abdelghani Hamel.

Con un destacamento inicial de 6.000 hombres y con 28 oficinas en Ben Aknoun, buscará hacer frente a los “retos comunes” de los países africanos para acabar con las redes del crimen transnacional, “especialmente el tráfico de drogas, armas ligeras, municiones y personas, la piratería y el cibercrimen” según sus estatutos, cuya forma preliminar se firmó a finales de 2015.