Argelia en otro compás de espera tras la decisión constitucional

0
169

Argelia entró en compas de espera con la decisión del Consejo Constitucional de posponer las elecciones presidenciales del 4 de julio, en fecha por definirse, y en espera del pronunciamiento al respecto del presidente Abdelkader Bensalah.

Aunque la decisión no sorprendió, pues era esperada por la mayoría de los argelinos, el veredicto del órgano que vela por el cumplimiento de la Constitución respondió a la carencia de candidatos para presentarse en la lid, luego de rechazar dos propuestas de última hora.

El Consejo anunció en un comunicado la semana pasada el registro ante la Secretaría General de Abdelhakim Hamadi y Hamid Touahri, dos candidatos independientes y desconocidos.

El vencimiento del plazo legal para las inscripciones a los comicios a la medianoche del sábado 25 de mayo sorprendió con el retiro de las cartas de intención, ante el Ministerio del Interior, de 77 candidatos, en su mayoría aspirantes independientes y solo tres representantes de partidos políticos.

Un día antes de que venciera el plazo legal de 10 días para pronunciarse, el Consejo anunció la víspera la imposibilidad de celebrar los sufragios en la fecha prevista, al rechazar ambas candidaturas.

En un comunicado, el órgano constitucional explicó que la decisión obedeció no solo al incumplimiento de las exigencias legales de Hamadi y Touahri, sino también al requisito de lo que llamó transparencia y neutralidad, indicó la agencia de noticias APS.

Con esta disposición será ahora el jefe de Estado interino quien defina la nueva fecha de convocatoria para completar ‘el proceso electoral’ que elija al Presidente, para lo cual será necesario condiciones adecuadas de organización.

De acuerdo con la fuente, son varios los artículos constitucionales que se ajustan con la medida adoptada por el Consejo y los postulados de la carta magna como el siete, ocho, 102 y 193.

Los dos primeros están relacionados con el poder otorgado al pueblo como ‘fuente de todo poder’ y el derecho a ejercer la soberanía de las personas ‘a través de las instituciones que se dan a sí mismas’.

Mientras los dos últimos, respectivamente, otorgan al presidente del Consejo de la Nación la posibilidad de asumir como jefe de Estado por un período de tres meses, como máximo, para organizar nuevas elecciones, y la obligación de rodear estas de transparencia e imparcialidad.

Este fin de de semana numerosos ulemas hicieron un llamamiento con el objetivo de superar la crisis que atraviesa el país desde febrero y que se agudizó con la renuncia del entonces mandatario Abdelaziz Bouteflika a comienzos de abril.

Los sabios invocaron los artículos constitucionales siete y ocho, llamaron al pueblo a preservar la unidad nacional en torno al Ejército Nacional y plantearon que el período de transición debe ser dirigido por quien ‘tiene la aprobación de la mayoría del pueblo’ para realizar comicios libres, honestos y creíbles.

Ajuicio de los ulemas, para ello debe crearse una instancia que supervise y organice los sufragios desde sus comienzos y hasta el final.

Los comicios propuestos para julio fueron uno de los principales cuestionamientos de las movilizaciones populares que desde el 22 de febrero cada martes y viernes miles de argelinos protagonizan en las calles de esta capital y otras provincias del país en demanda, también, de cambiar el sistema.