AQMI amenaza a Francia por su despliegue militar en RCA

0
671

 AQMILa organización terrorista Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) ha amenazado este domingo a Francia por su intervención militar en República Centroafricana (RCA), al tiempo que ha condenado los ataques contra la población musulmana del país.

   En su primer comunicado sobre la situación en el país, AQMI ha indicado que se trata «de un nuevo episodio, tras el de Malí, de una serie de cruzadas contra el Islam», según ha informado la emisora Radio France Internationale.

Asimismo, ha advertido a las autoridades francesas que sus «crímenes no quedarán impunes» y que «la guerra contra vosotros continuará». Por el momento, no hay pruebas sobre la presencia de grupos de tendencia ‘yihadista’ en el marco del conflicto en el país.

El comunicado de AQMI ha sido publicado pocos días después de que los talibán, que no suelen pronunciarse sobre asuntos internacionales y centran su lucha en el territorio afgano, denunció el «genocidio de musulmanes por parte de bandidos cristianos criminales» en el país.

La situación de violencia ha desatado la preocupación en la comunidad internacional, y la semana pasada la organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) denunció la existencia de una «ola de violencia coordinada sin descanso» contra la minoría musulmana, mientras que Amnistía Internacional (AI) describió la situación como una «limpieza étnica».

Buena parte de la población musulmana ha huido a Chad, Camerún y República Democrática del Congo (RDC). Unos 50.000 musulmanes, principalmente centroafricanos, han sido evacuados en vuelos especiales organizados por Chad, Camerún, Níger y Senegal desde Bangui, mientras que decenas de miles más han huido por carretera.

Las fuerzas de elite chadianas, en ocasiones apoyadas por el contingente chadiano en la misión de la Unión Africana (MISCA), también han procedido a evacuar a miles de musulmanes atrapados en localidades controladas por los ‘antibalaka’ (milicias cristianas de autodefensa). Según HRW, los ‘antibalaka’ no han atacado hasta ahora a la población musulmana en el noreste, donde son mayoría.

Alrededor de un millón de personas, es decir, una cuarta parte de la población, se han visto desplazadas por los combates desde que el grupo rebelde Séléka –mayoritariamente musulmán– se hiciera con el poder en marzo de 2013. Un total de 2.000 personas han muerto en los enfrentamientos.

El sábado, los ‘antibalaka’ rechazaron entregar las armas hasta que Séleka haga lo mismo. «Dejaremos (las armas) en el centro de la ciudad ante la comunidad internacional (…) con la única condición de que los bandidos sean desarmados primero», afirmó Sebastien Wenezoui, un portavoz de la milicia cristiana.