Aproban el proyecto ley de expropiación de tierras en Sudáfrica

0
606

SudafricaDe histórica califican hoy aquí la aprobación en la Asamblea Nacional de Sudáfrica de un proyecto de Expropiación de tierras, que tras convertirse en ley derogaría uno de 1975, de la era del apartheid.

La propuesta legislativa, en manos del presidente Jacob Zuma para su firma, fue sancionada la víspera por 208 votos parlamentarios (de 400) a favor.

Según expresó en un comunicado el partido Congreso Nacional Africano (ANC), la aprobación de este proyecto de ley está en correspondencia con los propósitos de una reforma agraria.

la iniciativa pasó por la Asamblea Nacional en febrero, pero se remitió al Consejo Nacional de las Provincias, que hizo sus propias enmiendas.

Ahora el documento, con sus modificaciones, lo avaló el Legislativo con el respaldo del ANC, el Partido de la Libertad Inkatha (IFP) y el Partido de Liberación Nacional (PFN).

Mientras que la Alianza Democrática (DA), el Frente de la Libertad (FFP), Movimiento Democrático Unido (UDM) y el Partido Demócrata Cristiano Africano (ACDP) no lo apoyaron.

La nueva legislación abriría una nueva etapa al programa de distribución intensiva de tierras con el objetivo de “llevar la justicia largamente esperada a la mayoría desposeída de los sudafricanos”, subrayó el texto del ANC.

El proyecto de ley faculta al Estado a expropiar tierras para fines o de interés públicos a través de una compensación justa y equitativa, lo cual se corresponde con el artículo 25 de la Constitución.

La carta magna faculta al Estado a expropiar tierras al ofrecer una compensación “justa y equitativa” para corregir la actual propiedad de ese recurso que tiene un sesgo racial creado por el pasado de apartheid e injusticias coloniales.

Cuando Nelson Mandela juró su cargo en 1994, los blancos poseían cerca del 87 por ciento de la tierra en Sudáfrica, aunque constituían menos del 10 por ciento de la población.

Algunos observadores opinan que el gobierno post apartheid logró objetivos fundamentales como la extensión de la cobertura social (salud, educación, vivienda, agua potable) a los sectores más desfavorecidos.

Además, implementó una estrategia de promoción económica hacia el sector de los negros denominada Black Economic Empowerment (BEE).

Sin embargo, no se concretaron cambios estructurales como el caso de la reforma agraria, que se cifraba en redistribuir el 30 por ciento de la tierra en los primeros cinco años de la democracia.