Aplaza TSE de Brasil juzgamiento de pedido de casación Dilma-Temer

0
656
El Tribunal Superior Electoral (TSE) decidió por mayoría de votos posponer el juzgamiento del pedido de casación de la fórmula Dilma Rousseff-Michel Temer, presentado en diciembre de 2014 por el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

El aplazamiento obedeció a la aceptación del pedido formulado por la defensa de Rousseff de ampliar a cinco días, en vez de dos como estaba previsto, el plazo para las alegaciones finales, los cuales comenzarán a contar tras las nuevas audiencias con cuatro testigos, entre ellos el exministro Guido Mantega, aprobadas también hoy.

De esa forma, el juzgamiento deberá ser retomado a partir de la última semana de abril, atendiendo -según la Agencia Brasil- a los feriados de Pascua y los viajes oficiales previstos por el titular del TSE, Gilmar Mendes.

En declaraciones a la radio formuladas hoy previo al inicio de la sesión extraordinaria del Tribunal Superior Electoral, el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva reiteró su convencimiento sobre la inocencia de Dilma y dijo esperar que esta vez sí se hiciera justicia.

Lula denunció que quienes dieron el golpe parlamentario-judicial contra la mandataria constitucional hace ya casi un año ‘no saben qué hacer con Brasil’ e insistió en la necesidad de convocar a elecciones directas para que el país vuelva a tener credibilidad y la economía logre crecer.

Por su parte, en entrevista concedida al diario Folha de Sao Paulo, Roousseff manifestó estar consternada por la restricción a la defensa de la cual es víctima y desmintió los alegados aportes irregulares a su campaña mencionados por el empresario Marcelo Odebrecht en sus delaciones premiadas.

Tengo la impresión de que el señor Marcelo Odebrecht sufrió muchos tipos de presión y fue sometido a una variante de tortura; o mejor, de coacción, señaló.

En la demanda presentada ante la Justicia Electoral en diciembre de 2014, el PSDB alegó la existencia de irregularidades en las cuentas de campaña presentadas por la fórmula ganadora y que el propio TSE aprobó -con reservas- por unanimidad.

Además, pidió que en caso de aprobarse la casación fueran posesionados como presidente y vicepresidente los senadores tucanos derrotados en la elección Aécio Neves y Aloysio Nunes Ferreira.

Tanto la defensa de Dilma como la de Temer niegan cualquier irregularidad en las cuentas; aunque según el vicefiscal general electoral Nicolao Dino la campaña de la fórmula ganadora en 2014 recibió al menos 112 millones de reales (más de 30 millones de dólares) en recursos irregulares.

Con independencia de la decisión del TSE, la casación del binomio Dilma-Temer puede ser impugnada en esa misma instancia o mediante un recurso extraordinario ante el Supremo Tribunal Federal, que sería en definitiva el encargado de decir la última palabra al respecto.

Si la acción del PSDB prosperara, Temer perdería el mandato conseguido después del golpe parlamentario-judicial perpetrado el pasado año contra la presidenta constitucional y Dilma quedaría inhabilitada políticamente por ocho años, abriéndose la posibilidad de realizar una elección indirecta por medio del Congreso Nacional.