Apelación libra de la cárcel a los responsables de la ONG «Arca de Zoé»

0
508

Arche de Zoé Eric BreteauLa justicia francesa rebajó hoy en apelación a dos años de cárcel exentos de cumplimiento la sentencia contra los dos principales responsables de la ONG «Arca de Zoé», que en 2007 intentó sacar de Chad a 103 niños y entregarlos en adopción, lo que entonces provocó estupor en Francia.

En primera instancia habían sido condenados a tres años de prisión, dos de ellos en firme, con lo que el nuevo dictamen evitará que sean encarcelados.

La sentencia, pronunciada por el Tribunal de Apelación de París, confirmó también una multa de 100.000 euros a esa ONG y ordenó su disolución, al tratarse del instrumento que utilizaron para perpetrar su delito los condenados, que habían prometido a familias francesas un hijo africano en adopción, previo pago de entre 2.800 y 6.000 euros.

El nuevo dictamen mantuvo los delitos contra el máximo responsable de la asociación, Eric Breteau, y su compañera, Emilie Lelouch, de estafa a las familias y de ejercicio ilícito de la actividad intermedia en la adopción, pero no el de intento de asistencia a la entrada o residencia de menores en situación irregular.

Sin embargo, el Tribunal de Apelación de París anuló la condena contra el encargado de logística y la tesorería del «Arca de Zoé», Alain Péligat.

En el primer juicio en Francia, celebrado hace un año, el tribunal dio por probado que las familias fueron engañadas por la asociación, que aseguraba que se trataba de menores rescatados del conflicto de la región sudanesa de Darfur, cuando en realidad habían sido arrebatados a familias chadianas.

Arrestados por las autoridades de Chad en 2007, los responsables fueron condenados a ocho años de trabajos forzados, pena que fue conmutada por otra similar de cárcel en Francia, hasta que en 2008 fueron amnistiados por el presidente chadiano, Idris Déby.

Tras haber sido liberados, los dos principales responsables de «Arca de Zoé» se exiliaron en Sudáfrica, donde regentaban un negocio de hostelería.

En España el caso tuvo una repercusión especial, dado que el avión en el que el «Arca de Zoé» tenía previsto trasladar a los niños era español, al igual que su tripulación.

La intervención del entonces presidente francés Nicolas Sarkozy permitió la liberación de las azafatas y de los otros miembros de la tripulación pocos días después de su arresto.