Anwar Al Sadat dimite por los abusos de Al Sisi y las fuerzas de seguridad

0
459

DDHH EgiptoMohamed Anwar Al Sadat, el presidente del comité parlamentario de Derechos Humanos en Egipto, ha presentado su dimisión este martes, y ha acusado al Gobierno y al presidente, Adbelfatá al Sisi, de permitir que miles de personas sufran abusos por parte de las fuerzas de seguridad sin hacer nada al respecto.

Como líder del Comité de Derechos Humanos de la Cámara de Representantes, Mohamed Anwar Al Sadat, sobrino del antiguo presidente Anwar al Sadat, siempre se ha mostrado muy crítico con las tácticas utilizadas por las fuerzas de seguridad en Egipto y los abusos a los que someten a cientos de personas cada día.

«Al revisar el trabajo de este comité y la falta de cooperación del Gobierno y los líderes parlamentarios… Por favor acepten mi dimisión como presidente de este cuerpo», ha declarado Anwar al Sadat en su carta de dimisión, dirigida al portavoz parlamentario Ali Abdelaal.

Naciones Unidas y organizaciones humanitarias han acusado al Gobierno egipcio de utilizar tácticas de represión contra todo tipo de oposición, mediante la Agencia de Seguridad Nacional (ASN), un cuerpo policial especial. Según Amnistía Internacional (AI), la ASN es responsable de miles de desapariciones forzadas de activistas, que luego son retenidos en condiciones inhumanas durante meses y sometidos a tortura.

En 2011, Al Sisi, que era un general, derrocó al presidente islamista Mohammed Mursi, de los Hermanos Musulmanes. Desde entonces, el presidente egipcio ha encabezado toda una campaña de persecución contra los seguidores de los Hermanos Musulmanes, que en su mayoría han sido asesinados o encarcelados.
El líder de DDHH en el Parlamento egipcio dimite por los abusos de Al Sisi y las fuerzas de seguridad

No obstante, la campaña para acabar con la oposición no se ha centrado sólo en los seguidores islamistas de Mursi, si no que a día de hoy, está dirigida contra cualquiera que muestre su desacuerdo con las medidas de Al Sisi. Cientos de activistas políticos y de Derechos Humanos han sido sometidos a desapariciones forzadas y tortura, y en ocasiones han llegado a ser asesinados.

A pesar de todo, los que apoyan a Al Sisi alegan que es un líder que garantiza la estabilidad en la región, que sufrió grandes disturbios durante las revueltas de 2011.