Anulan la condena a muerte de un negro porque se excluyó a negros del jurado

0
340

Supremo EEUUEl Tribunal Supremo estadounidense ha anulado el juicio contra un negro de Georgia que fue condenado a muerte por el asesinato de una anciana blanca en 1987 porque los fiscales del caso impidieron que hasta cuatro negros participaran en el jurado.

Timothy Foster, de 48 años, ha pasado décadas en el «corredor de la muerte» por el asesinato de Queen White, una profesora jubilada de 79 años, hasta que el Supremo por 7 votos contra 1 le ha dado la razón, aunque ahora podría repetirse el juicio.

Durante el proceso de selección del jurado los cuatro miembros que habían sido elegidos al azar fueron rechazados por la Fiscalía, que aportó razones ajenas a su raza, con lo que el jurado estaba compuesto íntegramente por blancos.

El presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, argumenta en nombre de la mayoría que las notas de los fiscales presentadas como prueba «contradicen abiertamente el argumento de que las acciones (de impugnar a los jurados negros) sin tener en cuenta el color».

En el momento del juicio, los recursos de Foster contra la selección del jurado no tuvieron ningún éxito y solo en 2006 sus abogados lograron tener acceso a las notas de los fiscales sobre el proceso de selección, que demuestran que el color de los posibles jurados se tuvo muy en cuenta.

Estas notas exponen que los fiscales marcaron los nombres de los posibles jurados negros con una letra «B», los subrayaron en verde y marcaron con un círculo la palabra «negro» en los cuestionarios de los candidatos a jurados.

El Supremo reconoce que los fiscales «estaban motivados en parte por la raza» al decidir vetar a dos de los posibles jurados, explica Roberts. El juez del supremo Clarence Thomas –conservador y negro– ha sido el único que ha votado en contra.

La fiscalía mantiene que Foster, que tenía 18 años en el momento del delito, irrumpió en la casa de White en medio de la noche, le rompió la mandíbula, abusó sexualmente de ella y después la estranguló. Entonces se llevó varios objetos de valor de la casa.