Aniversario 55 de de la UA: razones para festejar el Día de África

0
426
Con un llamado a intensificar la batalla contra la corrupción, la Unión Africana (UA) anunció que las celebraciones por el 55 aniversario del bloque regional serán variadas y tendrán como epicentro a Accra, Ghana.

La capital de esa nación de África occidental fue el enclave seleccionado para acoger las actividades centrales, que este año estarán centradas en la búsqueda del desarrollo sostenible, devenido de la erradicación de las ilegalidades y la mala gobernanza al interior de los Estados.

Un comunicado emitido por la UA puntualizó que es preciso ahora más que nunca cumplir con la idea original sobre la cual se erigió el ente: proporcionar una plataforma para que los líderes regionales trabajen juntos por la emancipación política del continente.

Las actividades programadas en la agenda de festejos incluyen una caminata por la salud, una ceremonia de izamiento de bandera en la explanada de la Casa del Estado, en Accra, y una conferencia sobre la visión actual y el plan de reformas que lleva adelante la Unión.

El documento difundido reseñó declaraciones del viceministro ghanés de Asuntos Exteriores e Integración Regional, Charles Owiredu, quien también instó a los gobiernos a trabajar juntos para eliminar las barreras al libre comercio y el movimiento de personas dentro del continente.

Aprovechemos este aniversario cerrado, que indica más de un siglo de lucha sostenida por hacernos valer a nivel internacional, para consolidar los proyectos sobre los cuales se cimentará nuestra capacidad de sostén, posicionamiento y respeto, refirió Owiredu.

UN POCO DE HISTORIA

La decisión de celebrar en Ghana los 55 años de la creación del foro, que entonces era llamado Organización de la Unidad Africana (OUA), intenta dar crédito a un acontecimiento ocurrido el 15 de abril de 1958.

El entonces presidente de ese país y gran defensor del panafricanismo, Kwane Nkrumah, convocó la Primera Conferencia de Estados Independientes.

En ella participaron representantes de Etiopía, Liberia, Libia, Marruecos, Sudán, Túnez y la República Árabe Unida (Egipto y Siria), y delegados del Frente de Liberación Nacional de Argelia y de la Unión de los Pueblos de Camerún.

El único territorio independiente del continente no presente en esa reunión fue Sudáfrica; en el encuentro se creó la Unión de Estados Africanos (a la que sí se adhirió Pretoria), que estuvo operativa hasta 1962.

Era la primera vez que se celebraba una conferencia panafricana en suelo africano; para conmemorarlo los asistentes instituyeron el 15 de abril como el Día de la Liberación Africana (African Freedom Day), una fecha que quería simbolizar la determinación de la ciudadanía para liberarse de la dominación y explotación extranjeras.

‘Para nosotros el Día de la Liberación Africana es solo un instrumento para ayudar a organizar a nuestro pueblo’, afirmó en aquella ocasión el ideólogo exiliado en Guinea Kwame Turé.

Entre 1958 y 1963 nuevos estados ganaron la independencia y otros estaban a punto de lograrla.

Todos ellos sentían la necesidad de reforzar los lazos que los unían y crear canales de cooperación entre sí. Consecuentemente, los líderes de 32 gobiernos se reunieron en Addis Abeba bajo los auspicios del emperador Haile Selassie, en mayo de 1963 y decidieron crear la OUA.

El día de su fundación, el 25 de mayo, pasó a considerarse como el Día de África, en sustitución del 15 de abril.

Con el paso de los años, la OUA fue adquiriendo un peso más económico que político lo que hacía que las estructuras existentes se le quedasen un poco estrechas.

Hacia mediados de la década de 1990 empezó a hablarse de la necesidad de reformar el organismo.

Así, el entonces mandatario libio, Muamar el-Gadafi, se erigió en cabeza de esta reivindicación y reunió a los líderes africanos en la ciudad de Sirte, donde se firmó la Declaración de Sirte, el 9 de septiembre de 1999, haciendo un llamamiento a la creación de la UA, combinando la OUA y la CEA en un solo cuerpo.

En 2000, una nueva reunión en la capital de Togo, Lomé, volvió a impulsar la idea y finalmente, en 2001, se firmó la Acta Constitutiva de la Unión Africana, en Lusaka, Zambia.

Un año más tarde, se establecería oficialmente el nuevo organismo.

Desde hace años, el 25 de mayo perdió su carácter político de lucha contra el colonialismo y el apartheid y se centra más en el desarrollo y la unidad del continente.

Este año lleva como lema ‘Ganar la lucha contra la corrupción: un camino sostenible para el desarrollo de África’.