Amnistía denuncia el uso excesivo de la fuerza por parte de policía egipcia

0
421

CaireLa organización Amnistía Internacional (AI) denunció hoy el uso excesivo de la fuerza por parte de la policía egipcia que dispersó el pasado 6 de octubre a los manifestantes partidarios del depuesto presidente Mohamed Mursi.

 Al menos 49 personas murieron y cientos resultaron heridas en El Cairo durante los disturbios que se desencadenaron ese día y en los que las fuerzas de seguridad dispararon fuego real, según testigos y fuentes médicas citadas por Amnistía.

En un comunicado, el grupo de derechos humanos destacó que junto a la policía había hombres vestidos de civil que llevaban cuchillos y armas con los que atacaron a los manifestantes, en su mayoría pacíficos.

«Las fuerzas de seguridad de Egipto han fracasado en evitar la pérdida de vidas humanas. En muchos casos los manifestantes se vieron afectados por la violencia», apuntó el subdirector de AI para Oriente Medio y el norte de África, Hasiba Sahraui.

La organización recordó que algunos manifestantes a favor de Mursi lanzaron piedras, quemaron neumáticos y usaron fuegos artificiales contra las fuerzas de seguridad y los residentes, si bien esa actitud -dijo- no justifica el empleo de medios letales por parte de la policía.

Según las leyes internacionales, las fuerzas de seguridad deben abstenerse de usar armas de fuego excepto si hay una inminente amenaza de muerte o de herida grave, recordó Amnistía, que pidió una investigación independiente de esos sucesos.

Además, denunció que a muchos de los cientos de arrestados ese día se les negó el acceso a sus abogados y familiares, mientras que otros fueron llevados a lugares de detención ilegales.

Pese a la represión de los últimos meses, los Hermanos Musulmanes y demás partidarios del depuesto presidente trataron de recobrar su pulso el pasado día 6, jornada festiva en la que se celebraba el 40º aniversario de la guerra de 1973 contra Israel.

Su desafío a las estrictas medidas de seguridad acabó -sin embargo- en un baño de sangre, el más grave desde la ola de violencia que siguió al desalojo de las acampadas de los islamistas en El Cairo el 14 de agosto pasado, cuando murieron más de seiscientas personas.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here