Al menos diez muertos en enfrentamientos entre partidarios y detractores de Bozizé

0
418

Al menos diez personas han muerto en unos enfrentamientos que han tenido lugar en Bangui entre partidarios y detractores del expresidente de República Centroafricana François Bozizé, derrocado por la alianza rebelde Séléka.

   El presidente Michel Djotodia, que juró su cargo el pasado 18 de agosto, trata de controlar la empobrecida nación, aunque varias organizaciones de defensa de los Derechos Humanos le acusan a él y a cinco movimientos rebeldes que lo llevaron al poder de haber cometido saqueos, asesinatos y abusos indiscriminados.

Según el ministro de Seguridad, Noureldine Adam, el expresidente Bezizé distribuyó armas a los jóvenes en el barrio de Boy-Rabe. «Los jóvenes nunca han estado de acuerdo con el cambio en el país, de ahí su hostilidad hacia el nuevo Gobierno», ha dicho Adam, que ha asegurado que «quieren poner fin a esto».

Por otro lado, el arzobispo de Bangui, monseñor Dieudonné Nzapalainga, ha acusado a los rebeldes en el poder de asesinatos brutales e indiscriminados. «No podemos hablar de intentar desarmar cuando disparas a gente inocente y saqueas a los ciudadanos pacíficos. Nosotros no llamamos al desarme», ha asegurado.

Un estudiante de instituto, Yvon Sanze, ha asegurado que ha sido testigo de cómo soldados vinculados a Séléka ejecutaban a dos hombres que estaban escondidos en unos arbustos durante el enfrentamiento. «Vi como arrestaban a dos hombres que trataban de huir de Boy-Rabe. Los rebeldes les obligaron a tumbarse en una zanja de la avenida de la Independencia y les dispararon con sus Kalashnikov», ha relatado.

La semana pasada, Naciones Unidas advirtió de que República Centroafricana está al borde del colapso y de que su crisis amenaza con extenderse más allá de sus fronteras, además de instar al Consejo de Seguridad para que ayude a financiar y apoye a los ‘cascos azules’ destinados en el país.

«La Unión Africana ha solicitado apoyo financiero, logístico y técnico», aseguró el general retirado y enviado a República Centroaficana de la ONU Babacar Gaye. «Hemos recomendado al Consejo de Seguridad que adapte mejor la misión política de la ONU a la actual situación», afirmó

Gaye y el secretario general adjunto de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Ivan Simonovic, señalaron al Consejo de Seguridad que las fuerzas de la Unión Africana no serían suficientes para combatir la crisis de la República Centroafricana, que limita con otros seis estados.

Por su parte, la subsecretaria general de Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios y Ayuda de Emergencia, Valerie Amos, informó de que al menos 4,6 millones de personas –la mitad de ellos niños– se han visto afectadas por la crisis que sacude el país. Según Amos, alrededor de 1,6 millones de personas están en extrema necesidad de ayuda, más de 206.000 se han tenido que desplazar por el país y cerca de 60.000 han huido a los países vecinos.

«Es fundamental para la seguridad permanente de las operaciones humanitarias que la misión tenga fondos y apoyo logístico para poder actuar con eficacia», afirmó. «La decisión de no actuar ahora no solo prolongaría y agravaría las condiciones deplorables de la población de la República Centroafricana, si no que además podría extender la crisis más allá sus fronteras en una región que ya se enfrenta a enorme desafíos», defendió Amos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here