Al menos cinco muertos por xenofobia en provincia sudafricana

0
486

city of DurbanAl menos cinco muertos y miles de desplazados es el saldo hasta hoy de la ola de ataques contra ciudadanos extranjeros en municipios de Durban, provincia sudafricana de KwaZulu-Natal.

La ministra de Defensa, Nosiviwe Mapisa-Nqakula, informó que a causa de estos hechos fueron detenidos 48 sospechosos desde el pasado fin de semana, según publicó el matutino de noticias Morning Live, de la cadena SABC.

Imágenes de la televisora muestran algunas calles cerradas por la quema de neumáticos, saqueos de negocios, escenas de arrestos y el despliegue policial, el cual fue reforzado en la zona ayer.

Mapisa-Nqakula subrayó que estos ataques «deben ser condenados en los términos más enérgicos posibles por todos los sudafricanos» y reiteró que la Constitución de Sudáfrica protege los derechos de las personas que viven en el territorio nacional, incluidos los extranjeros.

La ministra habló a la prensa a propósito de cuestiones de seguridad y estabilidad relacionadas con estos últimos acontecimientos, los más recientes actos de vandalismo a los monumentos nacionales y las invasiones ilegales de tierras.

El gobierno de la provincia de KwaZulu-Natal estableció un Equipo de Trabajo Interdepartamental para coordinar la respuesta a la situación creada en Durban, confirmó Mapisa-Nqakula.

Por otra parte, se inició un proceso de reintegración de los desplazados a sus comunidades, señaló la titular de Defensa.

La violencia xenofóbica comenzó en Isipingo y se extendió a Chatsworth, Umlazi y otras partes de Durban con el pretexto de los lugareños de que los extranjeros deben regresar a sus países de origen.

El brote más grave de ataques xenófobos en Sudáfrica en los últimos años ocurrió en 2008, cuando una cadena de disturbios en el área de Johannesburgo y Pretoria provocaron más de 50 víctimas fatales y cerca de 10 mil desplazados.

El presidente Jacob Zuma designó a varios ministros de su gabinete para que trabajen directamente con el gobierno de la provincia de KwaZulu Natal.

Un comunicado de la Presidencia difundido el domingo subrayó que Zuma «condena enérgicamente la violencia contra los extranjeros, así como la destrucción de la propiedad y el saqueo de tiendas en Durban y en cualquier parte de la República».

Entretanto, el rey zulú, Goodwill Zwelithini, pidió a sus súbditos detener los ataques contra ciudadanos extranjeros, distanciándose así del actual escenario porque hace algunos días medios de prensa lo asociaron a comentarios xenófobos.