Al Bashir y Kiir acuerdan abandonar a los grupos rebeldes del país vecino

0
247

Salva Kiir et Omar el-BéchirLos presidentes de Sudán y Sudán del Sur, Omar Hasán al Bashir y Salva Kiir, respectivamente, han mantenido este martes un encuentro en Jartum en el que han acordado resolver los asuntos bilaterales pendientes y poner fin al apoyo a los grupos rebeldes presentes en cada país.

En una rueda de prensa desde el aeropuerto de Jartum, Al Bashir ha expresado su deseo de que la situación política en Sudán del Sur se estabilice, al tiempo que ha recalcado que su Gobierno seguirá trabajando para conseguir que la iniciativa de paz presentada por la Autoridad Intergubernamental de Desarrollo (IGAD) sea aplicada en la práctica.

“Con voluntad y determinación, llevaremos a cabo lo que hemos acordado, ya que resuelve muchos de los problemas que sufren los dos países”, ha dicho el mandatario sudanés, según ha informado el diario ‘The Sudan Tribune’.

Por su parte, Kiir ha expresado su satisfacción con los resultados de las reuniones. “Hemos tenido conversaciones fructíferas en asuntos como el acuerdo de cooperación, que nos hemos comprometido a cumplir”, ha manifestado.

 “Queremos que ambos estado avancen como países gemelos que se apoyan y que hacen frente a todos los problemas económicos y de seguridad”, ha explicado, antes de anunciar que ambos países crearán un comité conjunto para cancelar la deuda exterior de Yuba.

Asimismo, los dos gobiernos han acordado nombrar un director para la administración conjunta del territorio de Abyei, en disputa entre ambos países, recalcando el papel de Sudán en los esfuerzos de mediación en el conflicto sursudanés.

En este sentido, han reconocido la necesidad de activar los mecanismos de ciudadanía y comercio, así como la importancia de reiniciar los trabajos de explotación petrolera en el estado sursudanés de Unidad, que ha pasado de mano en mano en el marco de los enfrentamientos entre grupos rivales.

El pasado mes de diciembre estallaron en Sudán del Sur enfrentamientos entre soldados leales a Kiir, de etnia dinka, y partidarios del exvicepresidente, Riek Machar, de etnia nuer. Desde entonces, se estima que ha habido miles de muertos y más de 1,3 millones de sursudaneses se han visto obligados a abandonar sus hogares.

La IGAD –un bloque integrado por Etiopía, Kenia, Somalia, Sudán, Uganda, Yibuti, Eritrea y Sudán del Sur– afirmó en junio que Kiir y Machar habían acordado poner fin a los combates y completar las negociaciones de paz en 60 días, tras lo que se crearía un Gobierno de unidad, si bien no se han registrado avances hasta el momento.