AI exige que los crímenes cometidos por líderes africanos no queden impunes

0
349

UE aboga por la cooperaciónAmnistía Internacional (AI) exigió que los crímenes cometidos por los líderes africanos no queden impunes después de que la Unión Africana (UA) haya propuesto otorgar inmunidad a los jefes de Estado y gobernantes juzgados por crímenes de guerra, genocidio y contra la humanidad.

«Es vital que los responsables de estas atrocidades se enfrenten a la justicia, independientemente de sus posiciones oficiales. La adopción de esta enmienda supondría un gran paso hacia atrás en la larga batalla por la responsabilidad y los derechos humanos en el continente», afirmó el director de AI para África, Netsanet Belay, en un comunicado.

Con esta propuesta, que se tendrá que aprobar el próximo 27 de junio, «se pondrá en duda el compromiso de la Unión Africana a garantizar la justicia para las víctimas de delitos graves conforme al derecho internacional», advirtió Belay.

Además, AI recordó que tras el genocidio de 1994 en Ruanda, «el mundose comprometió a garantizar que tal atrocidad nunca podría volver a ocurrir».

«Este compromiso no sirve de nada si se protege a los altos políticos africanos que son y pueden ser responsables de atrocidades graves, como el asesinato en masa, la tortura, la violación o el desplazamiento de comunidades enteras», criticó.

De aprobarse la propuesta de la UA, se evitaría el enjuiciamiento ante un tribunal de un jefe de Estado u otro alto funcionario sospechoso de haber cometido actos de genocidio, crímenes de guerra o crímenes contra la humanidad, advirtió la organización.

No obstante, independientemente de la decisión de la UA, la Corte Penal Internacional (CPI) conservaría el derecho de investigar a los líderes africanos.

 Precisamente la propuesta de la UA se realiza en un momento de intensa oposición a la CPI por los juicios a algunos líderes africanos, especialmente contra el presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, y su vicepresidente, William Ruto.

Ambos han sido encausados por su relación con la ola de violencia postelectoral que vivió Kenia entre finales de 2007 y principios de 2008, y que causó la muerte de más de mil personas y obligó a 600.000 a abandonar sus hogares.

A raíz del inicio del proceso contra ambos, los jefes de Estado y de Gobierno de los países de la UA debatieron el pasado octubre, en una cumbre extraordinaria, su salida de la Corte Penal Internacional (CPI), por la que muchos dirigentes africanos se sienten acosados.