Agencia de ONU condena tráfico humano por desierto del Sáhara

0
694
Traficantes ilegales ocasionaron esta semana la muerte de 44 personas en el desierto del Sahara, como parte de un fenómeno que tiende a crecer, advirtió hoy la agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

Tras esta nueva tragedia, Acnur repitió su llamamiento a la creación de alternativas seguras para quienes necesitan protección internacional en esos peligrosos viajes.

Testimonios de los sobrevivientes indicaron que eran un grupo de 50 en travesía rumbo a Libia, cuando su camión se averió entre las ciudades de Agadez y Dirkou en el desierto del norte de Níger.

En condiciones de calor extremo y sin agua, solo seis pudieron ser rescatados con vida, confirmó el pronunciamiento.

Ello evidencia ‘que los traficantes de personas son capaces de traspasar cualquier límite para explotar a inmigrantes y refugiados desesperados’, opinó la entidad.

‘Estas estremecedoras muertes, agregó el organismo, forman parte de un panorama mayor de explotación, una trampa mortal, organizada por los traficantes, que se extiende del Mediterráneo al Sahara.’

Recientemente, Acnur abrió en Agadez, Níger, una oficina cercana a las zonas de tránsito, con el fin de proveer a los refugiados un acceso ágil al asilo.

También la agencia trabaja con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) a fin de advertir sobre los peligros del desierto y las travesías en barco.

Desde enero de 2017 hasta la fecha, alrededor de 17 mil inmigrantes y refugiados cruzaron a Libia a través de Níger, según indicó el organismo.

A juicio de Acnur, es preciso tener en cuenta el empeoramiento de la crisis humanitaria en Libia resultante del conflicto, la inseguridad, la inestabilidad política y el colapso de la economía en ese país del norte de África.

‘Muchos refugiados e inmigrantes terminan siendo detenidos o explotados por traficantes de personas; miles han fallecido mientras intentaban cruzar el Mediterráneo Central hasta Italia desde Libia’, señaló el análisis.

En opinión de la agencia de ONU, hace falta incrementar la movilización de fondos internacionales para responder a las crecientes necesidades humanitarias y de protección en Libia.

Del mismo modo, subrayó el texto, se necesitan recursos adicionales en Níger, Burkina Faso, Malí y Chad, para ayudar a prevenir y responder a los riesgos asociados con esas mortíferas travesías.