Africanos del sur del Sahara salen en masa de Libia

0
463
Otro grupo de senegaleses llegó hoy a esta capital, en el programa de repatriación desde Libia que incluye súbditos de otros países subsaharianos, reportaron autoridades del aeropuerto internacional Leopold Sedar Senghor.

El número total de senegaleses retornados ascenderá a 360, una mezcla de trabajadores que desempeñaban diversos trabajos no especializados y otros que se proponían llegar a Egipto, según parte de la Agencia Internacional para la Migración (IOM) de la ONU, que colabora en el programa, señalado para concluir el próximo martes.

A su arribo muchos de los repatriados dijeron haber sido víctimas de abusos, castigos corporales e incluso vendidos como esclavos por las milicias armadas que controlan zonas en Libia tras el derrocamiento del líder Muamar Gadafi por una intervención armada de miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Antes del estallido del caos, Libia era el país con más alto Indice de Desarrollo Humano, según los requisitos establecidos por la ONU.

Otros estados subsaharianos que participan en el esfuerzo mancomunado gobiernos- IOM son Nigeria, que ya recuperó a medio millar de sus ciudadanos; y Ghana, sin cifras confiables, según precisiones fragmentarias y, por ello, tanto incompletas recopiladas por Prensa Latina.

Varios de los regresados viajaron a Libia en busca de una vía que los llevara a costas europeas, pero terminaron secuestrados y vendidos al mejor postor por los traficantes de personas, el único negocio que funciona con normalidad en ese estado árabe del mar Mediterráneo oriental.

Los de mejor suerte relativa, aquellos que logran subirse a una las frágiles embarcaciones que utilizan los contrabandistas de humanos, corren el riesgo de naufragar en medio del Mediterráneo que, sólo este año, ha servido de tumba a unas 550 indocumentados.

Otros son interceptados en el mar por guardacostas que los devuelven a las playas libias y, los que llegan a Europa, son una especie de apestados a los que ningún gobierno quiere en su territorio y los confina en campos de refugiados cada vez en peores condiciones de hacinamiento.