Un africano Tedros Adhanom Ghebreyesus presidirá desde julio la OMS

0
509
Por Antonio Paneque Brizuela
La humanidad contará este julio con el primer ciudadano de África al frente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), después de que dos americanos, tres europeos y tres asiáticos lideraron el más importante ente sanitario del planeta.

La mayoría de los gobiernos, sobre todo los de países en vías de desarrollo y en especial los de África y Asia que votaron por el etíope Tedros Adhanom Ghebreyesus en la reciente cumbre del organismo, esperan en estos días con expectación por las venideras decisiones del sustituto de la china Margaret Chan.

Las interrogantes ante la designación del primer director general de la OMS nacido en África, tras la obra de esos ocho predecesores de igual número de etapas en la siempre compleja situación global de salud, se refieran precisamente a lo que se espera de él en comparación con lo que hicieron los otros.

Así, esas expectativas comenzaron desde el mismo momento en que 186 de los 194 Estados miembros optaron en mayo último por Ghebreyesus (Eritrea, 1965) en una votación que pilló desprevenido a más de uno pues no era favorito en la OMS, y se supo que al remplazar a la asiática heredaría también ciertas fallas durante su conducción.

POCA AGILIDAD ANTE EL ÉBOLA

La ex directora de salud de Hong Kong, quien cumplió 10 años al frente de la OMS, reconoció durante la 70 Asamblea Mundial de Ginebra, Suiza, del 22 al 31 de mayo últimos, críticas como cierta lentitud de reacción frente a la anterior epidemia de ébola de África occidental (2013-2016) que mató a 11 mil 300 personas.

Pero, al margen de quien dirigía a la OMS durante aquel brote, el más dañino y complejo desde que se descubrió el virus en 1976, el problema principal es que el mandato de cinco años del ex ministro de sanidad y ex ministro etíope de exteriores de 52 años se inicia ahora en el momento en que África afronta una nueva epidemia. Esa región encendió otra vez la alerta roja tras detectarse otro brote en la República Democrática del Congo (RDC) casi de forma simultánea a la elección de Ghebreyesus, ante el temor de afrontar una situación similar a la de 2013-2016, la peor desde los dos brotes simultáneos de 1976 en Sudán y en la RDC.

Los 55 Estados africanos, en particular los del centro y sur de la región como Sudán del Sur, Gabón, República del Congo, Chad, Nigeria y República Centroafricana, activan sus defensas ante el inesperado retorno de uno de los peores enemigos de la región.

Después de Kinshasa, Sudán del Sur encabezó a los demás gobiernos africanos en decretar la campaña, ante el anuncio congoleño y la confirmación de la OMS sobre los tres primeros muertos por la llamada Enfermedad del Virus del Ébola (EVE) en la región septentrional de Likati, provincia de Bajo-Uele.

Expertos del sector emprenden también cruzadas de información, sobre todo en regiones fronterizas con la RDC, que sufrió ya siete brotes previos desde 1976, para alertar sobre los riesgos de la enfermedad, mientras son activados los denominados Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de África para monitorear el virus.

OTROS RETOS DE GHEBREYESUS

El experto etíope afrontará otros problemas señalados en la reunión de mayo sobre la actuación anterior de la organización, que atiende a seis regiones geográficas en las que divide su trabajo, emplea a siete mil personas y gestiona un presupuesto de más de cuatro mil millones de dólares.

Figuran entre ellos la falta de transparencia y presuntas exageraciones sobre algunas crisis sanitarias, como la generada alrededor de la gripe A, respecto a la cual algunos países gastaron sumas millonarias en vacunas que luego no se administraron.

Entre los aportes futuros prometidos al frente del organismo por el biólogo, máster en inmunología de enfermedades infecciosas y doctor en filosofía sobresalen ‘mejorar la salud de las personas y reducir las desigualdades’, objetivos a los que, aseguró, dedicó hasta ahora su vida.

Ghebreyesus, que en Ginebra aventajó al británico David Nabarro y a la paquistaní Sania Nishta en su candidatura a la Presidencia del ente de la ONU, garantizó también que reforzará la atención sanitaria de primera línea.

Entre sus promesas incluye situar la rendición de cuentas y la transparencia ‘en el centro de la cultura de la OMS’, fortalecer ‘la respuesta de la organización ante las emergencias sanitarias y trabajar sin descanso para hacer realidad la cobertura universal de salud’.

‘Todos los caminos llevan a esa cobertura. Esa será mi prioridad central. En la actualidad, solo cerca de la mitad de las personas del mundo tiene acceso al cuidado sanitario sin empobrecimiento. Eso debe mejorar de forma radical’, expresó el nuevo responsable de la OMS.

Ghebreyesus conmovió al plenario al contar una anécdota de su infancia, en la que uno de sus hermanos murió a causa de una enfermedad prevenible, una historia de supervivencia sobre la que expresó su deseo de evitar que se repita durante su jefatura frente a la OMS.

‘Ese niño podría haber sido yo, es pura suerte que esté aquí’.