África: pautas para evitar morir de camino a un hospital

0
458
Los accidentes de tráfico, las complicaciones durante el embarazo, las enfermedades graves y las no transmisibles califican como las principales emergencias en África, de acuerdo con estudios.

Según estadísticas internacionales, casi la mitad de todas las muertes y alrededor de un tercio de las discapacidades en países de ingresos bajos y medios podrían evitarse si las personas tuvieran acceso a una asistencia médica de urgencia.

Durante los últimos 18 años, la Federación Africana de Medicina de Emergencia fomenta esta variante en el continente y entre las fallas identificadas incluyen escasez de transporte y servicios hospitalarios por debajo del nivel de decencia.

No obstante, para los especialistas es necesario contar con datos sobre el número de hospitales, sus ubicaciones, así como la población marginada; la mayoría de las naciones de la región carecen de esa información, de inventarios básicos, incluido el número de centros sanitarios.

Un estudio presentado en la Unión Africana -elaborado por especialistas de distintos territorios del continente- intenta abordar este problema a partir de la primera evaluación de los servicios hospitalarios en África subsahariana, a través de la cual se calculó el acceso a la atención médica.

Los resultados ‒incluyendo cuánto se tarda en llegar a un hospital‒ muestran dónde se requiere inversión para mejorar en este aspecto.

Se necesitan varias intervenciones, y estas deberían incluir la construcción de nuevos recintos, la mejora de la atención ambulatoria, la construcción de nuevas carreteras y la reparación de las existentes, detalló la pesquisa.

Pero la acción más urgente es que los Estados actualicen su directorio, incluyendo una evaluación de la capacidad y la competencia para proporcionar asistencia de urgencia y una actualización del sector privado.

La investigación cubre 48 países e islas y para desarrollarla se utilizaron datos de numerosas fuentes, incluyendo los ministerios de sanidad, los sistemas de información sanitaria, las organizaciones nacionales e internacionales.

Así, la auditoría localizó mil 908 hospitales del sector público a los que se les asignaron con precisión atributos de ubicación.

Nigeria, que representa cerca de una quinta parte de la población de África subsahariana, tiene el mayor número de centros de salud, con 879. Otros con un número significativamente altos son la República Democrática del Congo (435), Kenya (399) y Sudáfrica (337).

Las regiones más pequeñas, como Cabo Verde, Zanzíbar y Santo Tomé y Príncipe son los que ostentan una menor cifra.

Esta información se utilizó como punto de partida para calcular el acceso geográfico a los servicios sanitarios.

Medimos la accesibilidad geográfica por duración del trayecto al hospital público más cercano. Lo hicimos calculando cuánto tiempo se tardaría en llegar por carretera basándonos en los principales medios de transporte de la región, puntualizó a Prensa Latina Mohamed Derso, funcionario del Ministerio de Salud Pública de Etiopía, participante en el sondeo.

Ensamblamos redes viarias de Google Earth y OpenStreetMap, y asignamos velocidades de viaje a lo largo de los caminos. Entonces, dividendo la superficie en hectáreas, desarrollamos un modelo que calcula el tiempo que lleva a un paciente ir desde cualquier lugar al enclave sanitario más cercano, argumentó por su parte Mohammed Mebratu, otro de los asistentes por la parte etíope en el estudio.

Mebratu especificó que se tuvo muy en cuenta que una proporción significativa de mujeres necesita acceso a la atención profesional durante el parto.

Los resultados revelan que menos de un tercio (29 por ciento) de la población total, y el 28 por ciento de las féminas en edad de tener hijos, vivía a más de dos horas de los hospitales más cercanos.

El umbral de dos horas es una recomendación ampliamente promovida por la Organización Mundial de la Salud y la Comisión Lancet de Cirugía Global para definir, respectivamente, el acceso al cuidado obstétrico y quirúrgico de urgencia.

Además, los parámetros internacionales de la Comisión recomiendan tener al 80 por ciento de cualquier población viviendo a menos de dos horas del hospital más cercano como un elemento fundamental para asegurar la cobertura sanitaria en 2030.