África: la ley de la selva que regula el tránsito continental

0
536
Los accidentes de tráfico, según la Unión Africana (UA), causan 650 muertes diarias en este continente, que cuenta con las tasas más altas del mundo en este aspecto.
‘África representa cerca del 20 por ciento de las muertes por siniestros de esa índole en el orbe, aunque según la Organización Mundial de la Salud (OMS) solo tiene el dos por ciento de los vehículos motorizados’, puntualiza el texto.

El documento fue presentado con motivo de un panel de discusión previo al primer Foro Africano de Seguridad Vial, que se celebrará la semana próxima en la ciudad marroquí de Marrakech.

Así, el evento buscará mitigar las tremendas cifras registradas y se lanzará oficialmente uno de los proyectos que se espera sean más efectivos para paliar las muertes por accidentes en la región: el Observatorio Africano de la Seguridad Vial.

Los expertos en el tema reconocen que hay una carencia de datos para un diagnóstico exhaustivo de la situación en cada país. ‘Pero, en general, hay una falta de conciencia sobre este riesgo, y la seguridad vial a menudo es muy escasa en las agendas políticas’, sostiene Véronique Feypell, una de las asistentes al encuentro.

Uno de los objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible es reducir a la mitad el número mundial de decesos y lesiones causadas por accidentes de tráfico en 2020.

Sin embargo, sin una acción sostenida, la OMS predice que se convertirán en la séptima causa de muerte para 2030.

Especialistas coinciden en que para poder diseñar mecanismos efectivos, es imprescindible contar con estadísticas que determinen las principales causas y localizaciones. La escasez de información influye negativamente en los índices. ‘Muy pocos países africanos pueden contar con precisión el número de víctimas en sus vías’, reconoce Feypell, quién advierte que la cantidad total de muertes de este tipo podría estar subestimada en la mayoría de las naciones del área.

‘El Observatorio pretende ser una herramienta para que los gobiernos mejoren la recopilación de datos y funcionará para ayudar a las administraciones a comprenderlos mejor y utilizarlos de manera más efectiva’, manifestó a Prensa Latina.

Tefere Gebreselasie, director de Relaciones Públicas de la Autoridad Etíope del Transporte, indicó por su parte que en África el desarrollo de carreteras e infraestructuras no ha tenido en cuenta más que a los automóviles y las variantes no motorizadas tienen una prioridad más bien baja en las agendas políticas.

Es frecuente ver a peatones caminando por cualquier avenida sin ningún tipo de protección. Los niños y niñas, que en su mayoría van a la escuela a pie, tienen el doble de probabilidades de morir en el camino a ella que en otros lugares del mundo, apuntó Gebreselasie.

Los ciudadanos que desandan las calles representan el 38 por ciento de todas las muertes por accidentes de tráfico en el continente, según se reveló en la última asamblea general de la Organización de Seguridad Vial de África Occidental en Dakar, Senegal.

A su vez, con el aumento demográfico sin precedentes en los próximos años, especialmente en las ciudades, se espera que la proliferación de vehículos sea proporcional.

‘El desarrollo del transporte público es un componente importante de un sistema de movilidad que es tanto seguro como sostenible’, asegura el funcionario.

‘Es esencial garantizar que las sendas urbanas sean seguras y transitables para reducir las lesiones e impulsar la movilidad continua no motorizada.

Para traducir esto en acciones, medidas como proporcionar alternativas solo para el uso de los peatones y reducir la velocidad urbana a través del control del tráfico y el rediseño de las calles podrían ofrecer resultados inmediatos’, puntualiza.