África, la juventud porta las llaves del cambio

0
425
Por Richard Ruíz Julién
La Unión Africana (UA) subrayó que en los jóvenes radica el dividendo demográfico y la fuerza motora de un desarrollo sustentable, sostenible e inclusivo para el continente.
En un encuentro en la sede de la UA en esta capital para discutir el informe Haciendo negocios 2018, el bloque comunitario llamó a los Estados miembros a redoblar esfuerzos para continuar mejorando el tejido empresarial de la región.

A consideración del comisionado de Industria, Albert Muchanga, en este proceso serán las nuevas generaciones quienes más se beneficiarán de los progresos.

Ellos tienen el mayor potencial para aprovechar las oportunidades que se están abriendo, puntualizó Muchanga.

Según el funcionario, para florecer y prosperar, el potencial de crecimiento requiere de nutrientes y condiciones favorables.

Dichas condiciones sólo pueden existir si el sector poblacional con más energías cuenta con mejores oportunidades reales y concretas de participar activamente de la vida en un sentido amplio, apuntó.

‘Y para ello, creo, necesitamos acelerar la profundización y ampliación de nuestras libertades económicas, especialmente la de los jóvenes’.

Porque la realidad a la que se enfrentan diariamente está llena de desafíos; la probabilidad de que las personas con menos edad económicamente activas se encuentren en situación de desempleo sigue siendo considerablemente más alta que para el resto de la población de acuerdo con el Global Employment Trends for Youth 2017 Report de la Organización Internacional del Trabajo.

Si bien nuestro continente ha crecido económicamente durante la última década, esto no ha dado lugar a una disponibilidad sostenida de empleo, refirió el investigador Tadesse Solomon.

Defiendo que se creen puestos de trabajo en los cuales las personas puedan poner en práctica sus conocimientos, perseguir proyectos y contribuir al desarrollo de nuestros territorios, puntualizó Solomon.

Para los especialistas, la población crece a un ritmo tan elevado que empequeñece la capacidad de respuesta de cualquier Estado para generar, en las condiciones actuales, el volumen de trabajos que la juventud precisa. Nuestros entornos han de ser más libres, en el sentido de permitir y facilitar el desarrollo de los negocios y, fundamentalmente, del emprendimiento, manifestó el comentarista Bilal Derso.

Porque, añadió, cuando haya incentivos para que la variante privada florezca, surgirán los mecanismos apropiados que cultivarán capacidades y espíritu emprendedor.

El Fondo Fiduciario de Donantes Múltiples para el Emprendimiento e Innovación Juvenil del Banco Africano de Desarrollo, los Active Growth & Youth Programs promovidos por la French Business Federation, el Mozefo Young Leaders o los innumerables programas promovidos llevados a cabo por gobiernos africanos, son algunos ejemplos de cómo los diferentes actores públicos y privados pueden contribuir en esta tarea tan desafiante.

El mundo está cambiando aceleradamente y los jóvenes de hoy son la generación más preparada de la historia para hacer frente a este ritmo de transformaciones, coinciden los observadores.

Mientras más libres sean los que empiezan ahora de perseguir sus sueños, proyectos y emprendimientos, más justo, solidario y sostenible será nuestro futuro, concluyó Solomon.