Africa devuelve los insultos al presidente Donald Trump

0
620
Africa reaccionó pronto y con acritud a las declaraciones racistas del presidente estadounidense, Donald Trump, quien calificó de países letrinas a Haití, a los estados africanos y de otros continentes.

En Botswana, la cancillería convocó al embajador estadounidense para transmitirle una protesta formal y pedirle aclaración sobre las formulaciones que calificó en una declaración ulterior de ‘muy irresponsables, reprensibles y racistas’.

La comunicación del Ministerio botsuano de Exteriores solicita al Departamento de Estado saber si la insultante descripción del mandatario ‘también incluye a Botswana’ debido a que hay súbditos de ese país residiendo en territorio de la Unión.

Trump siempre ha sido un racista; solo un racista puede emplear un lenguaje tan sucio, dijeron estudiantes de la Universidad de Zambia que salieron en manifestación a protestar.

Nunca hemos tomado a Trump muy en serio, declaró por su parte el portavoz de una firma de consultoría en Lusaka, la capital zambiana.

De ‘chocantes y vergonzosos’ calificó el portavoz de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, Rupert Colville, los comentarios del presidente, formulados durante una reunión con miembros del Congreso sobre un proyecto de ley propulsado por Trump para limitar la inmigración y expulsar a varias categorías de migrantes indocumentados.

Acorde con trascendidos, matizados después por el propio Trump y sus voceros, este subrayó que a su país deberían venir más emigrantes de Noruega, un país del norte de Europa, cuyos nativos por lo general son de piel muy blanca y cabellos rubios.

Los criterios de Trump fueron rechazados asimismo por el Congreso Nacional Africano de Sudáfrica, cuyo subsecretario general, Jessie Duarte, declaró a la prensa que ‘nuestro estado no es un país de mierda, como tampoco lo son Haití u otros en dificultades’.

Añadió al respecto que ‘no nos dignaríamos a hacer comentarios tan insultantes respecto a ningún país que atraviese dificultades socioeconómicas o de otro tipo.

En medio de la vorágine provocada por las afirmaciones, , toman en cuenta que el antecesor de Trump en la Casa Blanca, Barack Hussein Obama, es negro, hijo de un keniano y una estadounidense.