Acusan a hijo de expresidente angoleño por desvío multimillonario

0
280
El hijo del expresidente angoleño José Eduardo dos Santos, José Filomeno dos Santos, fue acusado hoy por el supuesto fraude al Estado por 500 millones de dólares.

La cifra fue transferida del Banco Nacional de Angola (BNA) para el Credit Suisse, de Londres, en septiembre del año pasado, unos días antes de que Dos Santos abandonara su alta investidura.

José Filomeno quedó en libertad, pero fue impedido de salir del país, anunció en una conferencia de prensa el subprocurador general de la República, Luís Benza Zanga.

Por la causa está ya acusado, desde el pasado día 16, el exgobernador del BNA Valter Filipe, bajo acusaciones de peculado y blanqueamiento de capitales.

Relevado del cargo en octubre de 2017, el exgobernador asistió voluntariamente a la Dirección Nacional de Investigación y Acción Criminal de la Procuraduría, que lo instruyó de cargos.

En el proceso están enrolados otros funcionarios del banco central y de entidades públicas, pero de momento los nombres no fueron divulgados. José Filomeno era el presidente del consejo de administración del Fondo Soberano de Angola, una entidad a la que el gobierno le entregaba grandes sumas de dinero sin ejercer controles algunos.

La Agencia Nacional Británica contra el Crimen comenzó el año pasado una investigación luego de la transferencia de los 500 millones de dólares, al declararla sospechosa y consultaron con sus homólogos angoleños.

Entretanto, Zanga informó también que el jefe del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas Angoleñas, general Geraldo Sachipengo Nunda, fue imputado por el caso de los 50 mil millones de dólares, como es conocida una línea de crédito falsa por esa cantidad que pretendía defraudar al Estado, y en la que están envueltos tailandeses y angoleños.

A principios de mes el Servicio de Investigación Criminal anunció la detención de ocho personas a las que se les abrió un proceso por sospecha de falsificación de documentos (existen rumores de la existencia de una invitación del grupo a empresarios con la firma falsificada del vicepresidente Bornito de Sousa).

También están sindicados por burla por defraudación, asociación para delinquir y blanqueamiento de capitales.

Los extranjeros implicados intentaron engañar al país al presentarse como dueños de la compañía Centennial Energy Company Limited, basada en Filipinas, y que contaban con un cheque para invertir en Angola.

También fueron acusados los ex presidentes de los consejos de administración de las ahora extintas Unidad Técnica para la Inversión Privada Ernesto Manuel Norberto Garcia y de la Agencia para la Promoción de la Inversión y Exportación de Angola Antonio da Ressurreição Henriques da Silva.

Los anuncios se hicieron coincidentemente con los primeros seis meses de gobierno del presidente Joao Lourenzo, quien prometió una lucha abierta contra la corrupción.