Acusan al Ejército de RDC de matar a 101 personas

0
610

Al menos 101 personas habrían muerto a manos de soldados del Ejército de República Democrática del Congo (RDC) en enfrentamientos con una milicia entre el jueves pasado y este martes, según ha denunciado el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos.

Según ha explicado la portavoz del Alto Comisionado, Liz Throssell, los enfrentamientos entre los soldados congoleños y los miembros de la milicia Kamuina Nsapu, leales a un líder local abatido por el Ejército en agosto de 2016, han tenido lugar en Dibaya, en la provincia de Kasai Central, principalmente en la localidad de Tshimbulu.

«De acuerdo con la información de varias fuentes, los soldados de las Fuerzas Armadas Congoleñas (FARDC) abrieron fuego indiscriminadamente con ametralladoras cuando vieron a los milicianos, que estaban armados principalmente con machetes y espadas», ha explicado la portavoz, precisando que entre quienes se vieron atrapados por el «fuego cruzado» hay al menos 39 mujeres.

«Estamos profundamente preocupados por el elevado número de muertes del que se ha informado, que si se confirma sugeriría un uso excesivo y desproporcionado de la fuerza por los soldados», ha advertido la portavoz del Alto Comisionado.

En este sentido, ha dejado claro que el órgano que encabeza Zeid Raad al Hussein, «condena cualquier uso excesivo de la fuerza» y llama a los soldados congoleños a «ejercer contención y usar la fuerza solo cuando sea necesario y de manera proporcionada a la amenaza, para minimizar los daños y preservar las vidas humanas». «Instamos a los comandantes del Ejército a que refuercen este mensaje con sus tropas», ha añadido.

Por otra parte, el Alto Comisionado ha condenado «el reclutamiento de niños en sus filas» por parte de la milicia Kamuina Nsapu, que toma su nombre de su líder, y el que ésta «esté atacando los símbolos y las instituciones del Estado, como edificios gubernamentales, comisarías e iglesias».

INVESTIGACIÓN DE LOS HECHOS

Por último, ha reclamado «una investigación completa e independiente de esta última ola de violencia», subrayando que desde agosto se ha venido documentando «atrocidades por ambas partes».

«Ofrecemos nuestro apoyo a las autoridades para investigar graves violaciones de los Derechos Humanos y abusos cometidos en el contexto del conflicto en curso en Kasai Central tanto por las FARDC como por la milicia», ha indicado Throssell