Acusan a dos generales guineanos por la masacre de 2009 en el estadio de Conakry

0
334

Mathurin BangouraUn tribunal guineano ha acusado a dos generales, ambos altos cargos de la antigua junta militar que protagonizó el golpe de Estado de 2008, por la masacre de 2009 contra más de 150 personas que se manifestaban por la democracia, según ha afirmado este miércoles el presidente de la Organización de Derechos Humanos de Guinea (ODHG), Thierno Maadjou Sow.

El presidente del país, Alpha Condé, elegido en 2010 en las primeras elecciones democráticas de Guinea desde su independencia de Francia en 1958, se ha enfrentado a fuertes críticas por parte de varias ONG debido a la lentitud en la investigación sobre las violaciones y los asesinatos en la manifestación de 2009 contra la junta militar.

Aunque se han presentado cargos contra un gran número de funcionarios, todavía no se han celebrado los juicios contra ninguno de ellos. «Los generales Mamadouba Toto Camara y Mathurin Bangoura han sido acusados junto a otros soldados y civiles», ha afirmado Sow.

Varios funcionarios judiciales, que han pedido no ser identificados porque no se les permite hablar del caso, han confirmado las acusaciones. Sin embargo no se han podido conocer los crímenes de los que se ha acusado a ambos generales. Fuentes cercanas a Camara y Bangoura han asegurado, por su parte, que ninguno de los dos generales estuvo involucrado en los crímenes que se cometieron en la protesta.

Una junta militar tomó el poder en Guinea mediante un golpe de Estado en 2008 tras la muerte del presidente Lansana Conté. En agosto de 2009 miles de manifestantes se congregaron en un estadio en la capital del país, Conakry, para mostrar su rechazo al candidato de la junta, Moussa Dadis Camara, con vistas a las elecciones presidenciales de 2010.

Más de 150 manifestantes fueron disparados, apuñalados, golpeados o pisoteados hasta la muerte y decenas de mujeres fueron violadas cuando las fuerzas de seguridad reprimieron la manifestación. Camara fue disparado más tarde en un intento de asesinato y ha pasado los últimos años viviendo en el exilio.

Sin embargo, el militar anunció el mes pasado sus planes de volver a Guinea para presentarse como candidato a las elecciones presidenciales del próximo mes de octubre. Camara no ha sido acusado de ningún cargo en relación a las protestas de 2009. «Por ahora, (Camara) es un ciudadano libre que disfruta de todos sus derechos, pero debe explicarse a sí mismo que ocurrió realmente ese día», ha asegurado Sow.