Acuerdan partes libias posibles acciones en pos de reunificación

0
624
Las dos principales fuerzas políticas de Libia acordaron en El Cairo varias acciones a acometer, las cuales, de materializarse, conducirían a la hasta ahora elusiva paz en esa nación.

El resultado se logró tras contactos indirectos entre el presidente del Consejo Presidencial de Libia, Fayaz Al Sarraj, y el mariscal Khalifa Haftar junto al presidente del parlamento de Tobruk, Aguila Saleh, mediadas por el jefe del Estado Mayor egipcio, Mahmoud Hegazi, y el ministro de Relaciones Exteriores, Sameh Shoukry.

Según el portavoz del ejército egipcio, Tamer El Refai, en el diálogo se identificaron ‘bases comunes’ que podrían traducirse en varias medidas para llegar a una resolución pacífica del conflicto, incluida la preparación de las elecciones presidenciales y parlamentarias en Libia para 2018.

Los pasos previstos contemplan cuatro puntos de partida: Primero, las facciones en punga (Parlamento de Tobruk y Gobierno de Unidad Nacional) formarían un comité mixto de hasta 15 miembros tanto del Parlamento como del Alto Consejo de Estado para discutir la distribución del poder en un futuro gobierno unificado.

En segundo lugar, el Parlamento propondría enmiendas constitucionales necesarias para implementar el Acuerdo de Skhirat, negociado por la ONU en diciembre de 2015. Entre ellas se cuentan las correcciones propuestas por una conferencia celebrada en El Cairo en diciembre de 2016.

En tercer lugar, ambas partes organizarían las elecciones parlamentarias y presidenciales, que se celebrarán a más tardar en febrero de 2018.

Finalmente, las actuales facciones libias en pugna trabajarán juntas para determinar el liderazgo interino hasta que se celebren esos comicios.

Durante las reuniones, sostenidas en El Cairo entre lunes y martes, se analizó asimismo la posición de Haftar como comandante de las Fuerzas Armadas y la ampliación del número de miembros del Alto Consejo de Estado, con sede en Trípoli.

En diciembre de 2016 funcionarios egipcios y representantes de las partes libias emitieron una declaración con los principios que deben respetarse en la transición: la preservación de la unidad territorial de Libia, apoyo a las instituciones nacionales, no injerencia de entidades extranjeros, y mantenimiento de un Estado civil.