Acordes Egipto y Argelia para apoyar normalización en Libia

0
530
Egipto y Libia están de acuerdo en apoyar los esfuerzos regionales para estabilizar la situación en Libia, donde dos gobiernos rivales disputan el poder y grupos armados campean por sus respeto, dijeron medios oficiales hoy.

La conclusión fue difundida tras una entrevista del presidente egipcio, Abdel Fattah El Sissi, con el canciller argelino, Abdelkader Messahel, quien comenzó aquí el domingo un recorrido que lo llevará además a Omán, Bahrein, Qatar, Kuwait, Jordania e Iraq.

Resulta necesario ampliar las relaciones fraternales entre nuestros dos países y la organización en temas de interés mutuo, dice un mensaje del presidente argelino, Abdelaziz Bouteflika, entregado a El Sisi, según trascendidos de fuentes oficiales.

La víspera Messahel se reunió con su homólogo egipcio, Sameh Chukri, y ambos dejaron en claro en rueda de prensa conjunta su oposición a la injerencia externa en los asuntos libios.

Libia ‘tiene capacidad para solventar sus problemas (…) No interferimos en los asuntos ajenos, como no permitimos que nadie se inmiscuya en los nuestros, dijo el titular argelino en la ocasión.

Tanto Egipto, como Argelia enfrentan acciones de grupos terroristas, pero sin llegar a la situación libia, donde Estado Islámico controla zonas de ese país, sumergido en el caos desde que en 2011 una agresión militar de la OTAN derrocó al gobierno y contribuyó al asesinato del líder Muammar Ghadafi.

Días atrás el jefe de las tropas leales al gabinete asentado en el este libio, mariscal Khalifa Haftar, se entrevistó en París con el primer ministro del gobierno con sede en Trípoli, la capital libia, Mohamad Fayez al Sarraj, y acordaron organizar elecciones como salida a la crisis que atraviesa el país.

El encuentro fue patrocinado por el presidente francés, Emmanuel Macron, quien tiene un interés marcado en la liquidación de los grupos armados islamistas que operan en Níger y, sobre todo, Malí, a donde envió un contingente militar el cual choca con los irregulares.

La impresión que prevalece es que ambos gobiernos rivales optan por centrar sus esfuerzos en eliminar a los islamistas y, después, buscar una fórmula de compromiso que satisfaga sus respectivos intereses y los de las potencias extrarregionales.