A juicio dirigentes sindicales de la prensa en Egipto

0
305

egipto-yahia-kalashLos tres principales jefes del Sindicato egipcio de la Prensa enfrentarán un juicio el próximo sábado por tomar parte en el cobijo que se le otorgó en esa sede gremial a dos fugitivos de la Justicia.

El líder del Sindicato, Yehia Kalash, junto a Gamal Abdel Reheem (secretario general), y Khaled El Balshy (subsecretario) enfrentan cargos por asilar fugitivos y diseminar noticias falsas relativas al arresto policial de dos periodistas buscados por la ley en el edificio central de esa agrupación de profesionales de los medios.

La víspera, los tres acusados salieron en libertad bajo fianza, la cual fue abonada por donantes anónimos y aceptada por los acusados, según reportes de medios locales.

Kalash, Abdel Reheem, y El Balshy se manifestaron con anterioridad en contra de pagar la fianza como muestra de rechazo a lo que consideran una detención ilegal.

El pasado día 1, efectivos de la Policía penetraron en la sede del Sindicato de la prensa para arrestar a los periodistas Amr Badr y Mahmoud El Sakka, con una orden por «incitar a la violación de la ley de protestas, atentar contra la seguridad (de Egipto) e intentar desestabilizar el país».

Ambos buscaron refugio en el Sindicato, detalló en ese momento una nota del Interior, en un intento por evitar su detención.

Badr y El Sakka lideraron varias protestas convocadas inicialmente para manifestar el rechazo al retorno a soberanía saudita de las islas de Tiran y Sanafir, cedidas por Riad a El Cairo en 1950 para su administración y protección militar.

En lo que constituyó una de mayores protestas populares de los últimos tres años en Egipto, más de mil ciudadanos -según conteos de medios de prensa locales- se congregaron el 15 de abril frente a la sede del Sindicato de la Prensa, en el centro de El Cairo.

En la ocasión, algunos de ellos airearon consignas como «pan, libertad y justicia social» y «el pueblo desea la caída del régimen», empleadas durante las protestas populares de 2011 que sacaron del poder al entonces presidente, Hosni Mubarak.

Desde la firma de un acuerdo de límites marítimos con Arabia Saudita a inicios de abril de 2016, que incluyó la devolución de las islas a Riad, personalidades públicas y políticos egipcios trataron de emplear el tema para fortalecer sus agendas particulares y como pretexto para atacar el gobierno del presidente, Abdel Fatah El Sisi.