50 muertos por rebrote de violencia en RCentroafricana

0
394

BanguiA 50 se elevó el número de personas que murieron en la ciudad de Bambari, central región de Ouaka, tras un nuevo rebrote de violencia interétnica en la República Centroafricana (RCA).

Los hechos violentos se extendieron además a poblados cercanos a Bambari, donde la mayoría de las víctimas fueron asesinadas a tiros y en algunos casos mutiladas con cortes de cuchillos.

Según la autoridad militar, que reveló tales actos y prefirió el anonimato, junto a los ataques contra civiles e incendios de viviendas ocurrieron choques que parecen agresiones coordinadas por grupos armados, como las milicias cristianas antiBalaka o exrebeldes musulmanes Séléka.

La violencia estalló el pasado lunes luego de la matanza de 17 miembros de la minoría peul musulmana a manos de antiBalaka, cerca de Bambari. Esa masacre provocó actos de represalia por parte de combatientes Séléka.

El pasado jueves 10 cadáveres con señales de tortura fueron recogidos por la policía centroafricana en el río Ouaka (Bambari), donde los Séléka instauraron su sede.

Los cuerpos sin vida, avistados y recuperados causaron desconsuelo en los poblados cercanos al afluente. Los despojos flotando eran todos hombres y muchos estaban y mutilados.

Recientemente, la organización Médicos Sin Fronteras (MSF) manifestó su consternación por el nivel de violencia perpetrada por grupos armados contra la población civil en la RCA.

«En las últimas seis semanas, nuestros equipos han sido testigos del uso sistemático de la violencia, por venganza, contra pueblos enteros», denunció Luigi Pandolfi, coordinador del proyecto MSF, al referirse en particular a choques interétnicos en las provincias de Bambari y Grimari, ubicadas en Ouaka.

El caos se apoderó de la RCA desde que en marzo de 2013 una coalición rebelde de mayoría islámica, los Séléka, derrocó al presidente François Bozizé y sangrientos enfrentamientos tomaron un carácter confesional entre cristianos (80 por ciento de la población) y musulmanes.

Desde enero pasado, un gobierno de transición, que encabeza la exalcaldesa Catherine Samba-Panza, controla formalmente el país.