5.000 militares en misión de paz a Burundi aunque no lo acepte el Gobierno

0
482

militaresEl Consejo de Seguridad y Paz de la Unión Africana ha aprobado enviar 5.000 militares en misión de paz a Burundi, invocando por primera vez un precepto que permite el despliegue de fuerzas sin el consentimiento del país en el que van a estar destacadas, ha informado un diplomático.

Aunque altos cargos de Naciones Unidas han alertado de que Burundi está al borde de una guerra civil, el Gobierno de Burundi ha asegurado que no necesita el despliegue de fuerzas internacionales de paz. Preguntado por la propuesta de la Unión Africana, un ministro ha asegurado que la entiende aunque ha subrayado que todavía está en fase de borrador y, por ello, prefiere no hacer declaraciones al respecto.

La decisión de la UA, adoptada a última hora de este viernes, requiere la aprobación del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que ha estado estudiando varias opciones para resolver la crisis en Burundi, incluido el envío de fuerzas de paz.

«Hemos autorizado el despliegue de una fuerza de 5.000  militares en Burundi cuyo mandato incluye la protección de los civiles», ha asegurado a Reuters un diplomático de un país miembro del Consejo de Paz y de Seguridad de la Unión Africana.

Altos cargos de Naciones Unidas y enviados de países occidentales han expresado su preocupación por la escalada de violencia en Burundi, que salió en 2005 de una guerra civil que se prolongó durante doce años.

Naciones Unidas ha dicho que al menos 400 personas han muerto desde abril, cuando comenzaron las protestas en Burundi por la decisión del presidente del país, Pierre Nkurunziza, de presentarse a un tercer mandato a pesar de que la Constitución prohíbe explícitamente que el presidente cumpla más de dos mandatos.

Los diplomáticos temen que un conflicto prolongado en Burundi pueda reabrir viejas heridas de índole étnica. La guerra civil enfrentó al Ejército, entonces liderado por la minoría tutsi, contra los grupos rebedes de la mayoría hutu, incluido uno encabezado por el ahora presidente Nkurunziza.

«Esta resolución (de la Unión Africana) representa la primera vez que la Unión Africana decide invocar el capítulo cuarto de su carta», ha explicado el diplomático consultado por Reuters. Según el capítulo cuarto, la Unión Africana tiene el derecho a intervenir en un país miembro cuando se dan «graves circunstancias como crímenes de guerra, genocidio y crímenes contra la Humanidad».

El diplomático ha asegurado que la operación, bautizada como Misión de Protección y Prevención de la UA en Burundi, estaría integrada por una fuerza de países África Oriental que estaría desplegada a modo de reserva para proteger a civiles y crear las condiciones para un diálogo.

El Consejo de la Unión Africana ha pedido a la presidenta de su Comisión, Nkosazana Dlamini-Zuma, que remita en el plazo de una semana una lista de individuos que deben ser sancionados. La Presidencia de Burundi afirmó el jueves que está dispuesta a abordar «un diálogo inclusivo de amplio espectro». Los opositores ya han rechazado anteriores propuestas de este tipo con el argumento de que el Ejecutivo no quiere dialogar sobre temas centrales.