Sudáfrica recurrirá resolución sobre la testosterona en el atletismo

0
358
La Federación de Atletismo de Sudáfrica informó que recurrirá la resolución sobre el límite de testosterona que la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF) estableció en sus competiciones femeninas.

El organismo sudafricano ya estudió las nuevas regulaciones y decidió recurrir la medida en primer lugar ante la IAAF, como organismo rector de la disciplina, y de no existir cambios acudirá a la Corte Arbitral de Deportes (CAS).

La disposición podría afectar a la estrella sudafricana Caster Semenya, monarca olímpica en Río de Janeiro 2016 y titular mundial de Berlín 2009.

El pasado mes, la IAAF informó que a partir del 1 de noviembre las atletas que participen en pruebas de medio fondo no podrán superar los cinco nanomol por litro de testosterona en sangre.

Aquellas deportistas que tengan un nivel natural superior deberán usar anticonceptivos hormonales por seis meses para mantenerse dentro de los valores autorizados o participar en otras pruebas femeninas o masculinas.

La nueva norma sustituye las regulaciones sobre hiperandrogenismo, suspendidas en 2015 por el CAS. El alto tribunal deportivo solicitó entonces a la IAAF revisar sus reglas y someter el asunto a nuevos estudios.

De aprobar ahora el CAS las nuevas normas, el futuro de deportistas como Semenya en el atletismo se vería seriamente condicionado.

Desde que ganó contra todo pronóstico el título mundial de los 800 metros en 2009, el género de Semenya ha sido puesto en discusión. Si bien nunca fueron revelados los resultados, se cree que cuenta con valores de testosterona mucho más altos que los habituales en otras mujeres, lo que le otorga una gran ventaja en las competiciones.

‘Las nuevas normas buscan nivelar las condiciones para asegurar que haya una competencia justa en el atletismo, en la que el éxito esté determinado por el talento, la dedicación y el trabajo duro y no por otros factores’, señaló el presidente de la IAAF, el británico Sebastian Coe.

Esa decisión recibió duras críticas en Sudáfrica. El Congreso Nacional Africano, partido de Gobierno en Sudáfrica, señaló que la nueva regla tiene un ‘trasfondo racista’.

‘Tomamos esto como muy sexista, racista y homofóbico. Estamos molestos y queremos que los sudafricanos apoyen’, dijo por su parte Tokozile Xasa, el ministro de Deportes.