Secuestro del padre afectó a futbolista nigeriano Obi Mikel en Rusia

0
430
 El capitán de la selección nigeriana de fútbol, John Obi Mikel, reveló que se sintió psicológicamente afectado al enterarse de que su padre fue secuestrado horas antes del juego contra Argentina en el Mundial de Rusia-2018.

Jugué mientras mi padre estaba en manos de bandidos. Tuve que suprimir el trauma. Recibí una llamada cuatro horas antes del inicio para contarme qué había pasado, contó el futbolista.

El excentrocampista del club inglés Chelsea añadió que estaba emocionalmente angustiado y debió tomar una decisión sobre si estaba mentalmente listo para jugar.

Estaba confundido. No sabía qué hacer, pero al final supe que no podía dejar caer a 180 millones de nigerianos. Tuve que sacarlo de mi cabeza e ir a representar a mi país primero. Solo un círculo muy reducido de mis amigos lo sabía, declaró.

Nigeria perdió el encuentro por 1-2 ante la selección albiceleste y quedó eliminada en la Copa del Mundo, pero a Obi Mikel le queda el trauma psicológico vivido durante los 90 minutos del desafío del pasado martes, hasta que ocurrió la liberación el lunes por la tarde.

Sin embargo, no es la primera vez que el actual miembro del equipo chino Tianjin Teda vive la amarga experiencia, pues su progenitor también fue secuestrado en 2011, igualmente en demanda de un enorme rescate.

Agradezco a las autoridades policiales por sus esfuerzos de rescate y el apoyo que he recibido de amigos y familiares. Desafortunadamente, mi padre ahora está en el hospital recibiendo tratamiento de emergencia como resultado de la tortura que recibió durante su captura, indicó.

De acuerdo con las autoridades, Michael Obi Mikel fue rescatado de un bosque en el área de Udi en Enugu (centro-sur), después de un tiroteo entre la policía y los secuestradores, que lograron escapar.