Nueva regulación de la IAAF podría afectar a corredora Caster Semenya

0
157
La Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF) estableció una nueva norma sobre el hiperandrogenismo que podría afectar la futura carrera de deportistas como la sudafricana Caster Semenya.

Según anunció el presidente del organismo Sebastian Coe la medida ‘busca nivelar las condiciones para asegurar que haya una competencia justa en el atletismo, en la que el éxito esté determinado por el talento, la dedicación y el trabajo duro y no por otros factores’.

A partir del 1 de noviembre las atletas que participen en pruebas que van desde los 400 hasta los 1500 metros no podrán superar cierto nivel de testosterona en sangre. Esta normativa sustituye las regulaciones sobre hiperandrogenismo que fueron suspendidas en 2015 por la Corte Arbitral del Deporte (CAS).

En ese momento el alto tribunal deportivo solicitó a la IAAF revisar sus reglas y someter el asunto a nuevos estudios.

De ser aprobadas las recientes regulaciones por el CAS el futuro de deportistas como Semenya podría verse seriamente condicionado.

La sudadricana, quien ostenta dos títulos olímpicos y tres mundiales en los 800 metros, se ha convertido involuntariamente en el centro de un gran debate por su presunta intersexualidad.

Desde que ganó contra todo pronóstico el título mundial de los 800 metros en 2009, su género ha sido puesto en discusión.

Varios reportes indican que aunque nunca fueron revelados los resultados, se cree que cuenta con valores de testosterona mucho más altos que los habituales en otras mujeres, lo que le otorga una ventaja significativa en las competiciones.

De acuerdo a las nuevas estipulaciones de la IAAF, aquellas deportistas que tengan un nivel natural superior deberán usar anticonceptivos hormonales por seis meses para mantenerse dentro de los valores autorizados o participar en otras pruebas femeninas o masculinas.

Tras conocerse el anuncio, la corredora escribió en su cuenta en la red social Twitter: ‘Estoy 97 por ciento segura de que no me quieren, pero estoy 100 por ciento segura de que no me importa’.

Asimismo, en su país la ministra de Deportes, Tokozile Xasa, consideró que ‘esta desafortunada e intencionada decisión es, en el mejor de los casos, una caza de brujas’.

La funcionaria del gobierno de la nación africana incluso se preguntó si la decisión no es una forma de tratar de disminuir el dominio de las competidoras de ese continente en los medalleros.

También llamó a los sudafricanos a manifestar su oposición a estas nuevas reglas ‘diseñadas para poner en desventaja’ a sus atletas.