La oposición ecuatoguineana hace un llamamiento al boicot de la Copa de África

0
186

cafLa formación opositora ecuatoguineana Convergencia para la Democracia Social (CPDS) ha hecho un llamamiento a la población del país para que boicotee la Copa de África de fútbol, que organizará la antigua colonia española del 17 de enero al 8 de febrero de 2015 tras la negativa a acoger el evento de países como Marruecos por temor al contagio del ébola.

“Convergencia para la Democracia Social hace un llamamiento a la población ecuatoguineana a boicotear dicho evento”, ha anunciado la organización en un comunicado en el que recuerda que el país no tiene liga de fútbol ni estadios apropiados.

Según el CPDS, “la población está aterrada”. “La decisión de acoger la CAN 2015 es irresponsable y altamente temeraria, pues en un momento en que está en peligro la salud pública del continente africano por la propagación del virus del Ébola, su celebración puede acarrear problemas a una población tan vulnerable como la ecuatoguineana”, argumenta.

“El país no está nada preparado para afrontar emergencias sanitarias de tal envergadura. No hay campañas de información ni de formación; no hay ni un solo laboratorio capaz de hacer el diagnóstico en el país. Si un sanitario sospechase hoy de un caso de Ebola, no sabría cómo proceder”, sostiene.

La formación atribuye la decisión del Gobierno del presidente Teodoro Obiang de ofrecer el país para albergar la fase final del campeonato a su “patológico afán de grandeza” y a su “incesante campaña de lavar su imagen exterior con grandes inversiones, en perjuicio del bienestar de los propios ciudadanos ecuatoguineanos”.

Además, el CPDS ha destacado que la inversión en esta cita deportiva, estimada por el grupo opositor en unos 40 millones de dólares, se producirá en detrimento de “las verdaderas necesidades para la población guineana”. “¿Qué necesidad había de organizar una copa de África ahora?”, argumenta.

Esta iniciativa “agudizará todavía más la crisis económica y la miseria generalizada en el país” y recuerda que lucrará a los gobernantes, ya que “los hoteles existentes en las ciudades donde se jugarán los partidos de fútbol son propiedad de la familia del Presidente y miembros del Gobierno”.