Iwobi, tras los pasos de su tío Jay Jay

0
480

En julio de 1993, un joven mediocampista nigeriano tomó las riendas de un partido y condujo a su selección hacia su primera Copa Mundial de la FIFA™. Casi un cuarto de siglo después, su sobrino anotó el gol que clasificó a Nigeria para su sexta cita planetaria.

Con tan solo 19 años y en su segunda convocatoria con su país, Jay Jay Okocha transformó un soberbio lanzamiento de falta que igualó la contienda con Argelia en un encuentro de clasificación para la Copa Mundial. Las Súper Águilas terminaron ganando el duelo, y para muchos la actuación de Okocha aquel día fue el punto de inflexión en la campaña de los suyos de camino a Estados Unidos 1994.

Alex Iwobi tiene un par de años más de los que tenía su tío cuando marcó aquel providencial tanto, pero su juvenil exhuberancia tuvo mucho que ver en la diana que otorgó a las Súper Águilas el billete para Rusia 2018.

El jugador del Arsenal salió como suplente en el tenso choque contra Zambia correspondiente al Grupo B de la CAF. Apenas llevaba en la cancha diez minutos cuando llegó justo a tiempo para rematar el centro raso desde el flanco derecho de Abdullahi Shehu.

El público presente en Uyo enloqueció, al igual que el de Lagos en julio de 1993 (tres años antes del nacimiento de Iwobi), cuando su tío envió a los fervientes aficionados al séptimo cielo con su espléndida acción a balón parado.

Como no podía ser de otra manera, Iwobi ha sido objeto de constantes comparaciones a lo largo de toda su carrera. A su tío Jay Jay le preguntaron una vez a quién admiraba Iwobi de niño. «Debería ser a mí, ¡me decepcionaría que no fuese así!», declaró Okocha a Joe.co.uk.

Y con toda la razón.

«Siempre admiré a mi tío», afirmó Iwobi en la página Web oficial del Arsenal. «Todo el mundo sabía que era una gran figura en África».