Hamilton, sobre sus rivales: “Prefiero hablar en la pista”

0
104

“Estoy bien, estoy listo. ¿El físico? Ha sido un buen paso”. Así, entre risas, se refería Lewis Hamilton a la gran preparación física realizada durante el invierno para llegar lo más fino posible al inicio de temporada 2020 de Fórmula 1, bajando de los 78 kilos con los que llegó a los test de 2019, hasta los 73 con los que afrontará los test de 2020 que arrancan la próxima semana en Barcelona. El vigente campeón, poco antes de subirse por primera vez a su nuevo monoplaza, el Mercedes W11 , en el ‘filming day’ del equipo de la estrella realizado este viernes en Silverstone, se mostró ilusionado ante el nuevo año, un curso en el que sabe que puede igualar los 7 títulos de Michael Schumacher y convertirse junto al alemán en el hombre con más mundiales de la historia. No obstante, aseguró no sentir todavía la presión.

Hamilton no siente la presión

“¿Presión? Creo que en esta época del año no sientes la presión realmente. Debes estar centrado, obviamente, mantener el foco, pero es una época en la que puedes disfrutar más”, expresó en relación a la pretemporada, que se realizará en el Circuit de Barcelona-Catalunya del 19 al 21 de febrero y del 26 al 28 del mismo mes.

“Es increíble. Los chicos han estado trabajando durante meses y meses para lo que vemos en al garaje hoy y para estar seguros de lo que nos entregan a Valtteri y a mí”, expresó en relación a su nuevo monoplaza, sin grandes cambios y que apuesta por la base del coche que tantas alegrías le dio al británico en 2019, con el que conquistó su sexto título.

“¿El mayor reto para 2020? Este hombre. Será el mismo grupo de pilotos probablemente”, dijo acercándose a un Valtteri que permanecía callado, dejándole como su máximo rival en la lucha por el campeonato, como ya repetía el pasado año pese a que finalmente el finlandés no fuera rival suficiente para el de Stevenage con su mismo coche. No obstante, la presentadora del acto, en pleno garaje de Silverstone, le preguntó por dos de sus grandes rivales, Verstappen y Leclerc , algo por lo que Lewis no quiso perder mucho tiempo. “Es divertido. Siempre he preferido hablar en la pista, hablar tiendo a verlo como un signo de debilidad”, finalizó.