Guinea busca madurez y estabilidad

0
491

GuineaCuando Michel Dussuyer abandonó el cargo de seleccionador nacional de Guinea en febrero de 2004, su equipo acababa de ofrecer un rendimiento excelente en la Copa Africana de Naciones celebrada en Túnez, donde la Syli Nationale cayó en cuartos de final por un agónico gol de Mahamadou Diarra. Dussuyer, ex guardameta que jugó en varios clubes de su Francia natal, como el AS Cannes, arguyó en aquella época que deseaba pasar más tiempo con su familia.

Nueve años después, Dussuyer disfruta de una segunda estancia en el puesto, donde lleva ya tres años, y supervisa el regreso de Guinea a su mejor forma. El seleccionador, de 54 años, ha explicado a FIFA.com en esta entrevista en exclusiva cómo espera contribuir al futuro crecimiento del combinado nacional.

Trabajando por la formación y el desarrollo
Espoleada por los éxitos de 2004, Guinea avanzó hasta cuartos de final en los dos siguientes campeonatos continentales, pero a partir de entonces sufrió un declive repentino que la llevó a la pérdida de la clasificación en las dos ediciones siguientes y a quedar eliminada en la fase de grupos en otra. «Me marché de Guinea en 2004 y, cuando regresé en 2010, los resultados eran muy decepcionantes. En seis años, se había avanzado muy poco en la formación de juveniles y en la mejora de las infraestructuras», ha declarado Dussuyer.

El francés, que fue ayudante de Henri Michel en Costa de Marfil, y entrenador del Cannes, su antiguo club, y de la selección de Benín tras abandonar Guinea, asegura que la situación está mejorando. «Hay varios indicadores positivos. Actualmente, las cosas están mejorando pese a las dificultades económicas. Algunos patrocinadores llevan dos años invirtiendo dinero en los clubes de élite, lo que añade valor a la liga nacional. Los primeros resultados positivos se verán en los próximos años. El fútbol en muy popular en Guinea, y el potencial está ahí. Sólo tenemos que seguir levantado la infraestructura y cosechar los beneficios».

Si se observa la Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola, que toma en cuenta todos los partidos oficiales de la selección absoluta en los cuatro últimos años, Guinea ha pasado por diversos altibajos: alcanzó el puesto 45º del mundo en marzo de 2011, pero cayó al 85º en junio de 2013. Este año se ha anotado resultados muy prometedores, con tres victorias y dos derrotas en los siete partidos disputados. Este octubre, Guinea ha ascendido al 68º escalón de la tabla mundial, una mejora de ocho posiciones con respecto a la clasificación de septiembre. En África, sólo Libia, con una ascensión de nueve puestos, mejora este rendimiento.

Juventud y madurez
Guinea empezó el año con un empate sin goles en Mozambique durante un clasificatorio para la Copa Mundial de la FIFA™ entablado en marzo. A continuación arrolló al mismo rival por 6-1 en el partido de vuelta. En su penúltimo encuentro de clasificación para Brasil 2014 se impuso a Zimbabue por 1-0, aunque cayó posteriormente frente a Egipto por culpa de dos goles encajados in extremis en una apasionante contienda saldada con su derrota por 4-2. Entre ambos encuentros, los guineanos perdieron (3-1) y ganaron (1-0) en partidos amistosos contra Malí, y arañaron un empate 2-2 contra la poderosa selección de Argelia, que había acumulado ocho victorias seguidas en Blida antes de que Guinea pusiera fin a la racha. Salim Cisse y Oumar Kalabane fueron los autores de los tantos del conjunto visitante en la segunda parte, que impidieron a los Zorros del Desierto registrar un noveno triunfo consecutivo.

Dussuyer afirma que, cuando regresó al banquillo del equipo hace tres años, tuvo que introducir bastantes cambios. «Me encontré ante nuevos retos cuando volví en 2010. Tuve que cambiar la imagen del equipo y rejuvenecerlo. Por la juventud y la falta de experiencia de nuestros jugadores podríamos perdernos competiciones importantes. No se puede tener todo, el entusiasmo de la juventud y los beneficios de la experiencia. El equipo debe madurar».

Al contrario que en muchos otros países africanos, sólo una pequeña proporción de integrantes de la selección guineana juegan en los clubes europeos. «Es un hecho que Guinea no tiene tantos jugadores en las grandes ligas, como tienen Costa de Marfil, Nigeria o Camerún. Sólo Kevin Constant [del AC Milan] disputa regularmente la Liga de Campeones europea. Pero el trabajo en equipo y la solidaridad te permite competir contra equipos que, se supone, son mejores que tú. Es lo que Egipto y Zambia hicieron cuando ganaron la Copa Africana de Naciones, dos selecciones que deberían convertirse en una inspiración para Guinea».

Si Dussuyer sigue motivando a sus jugadores como lleva haciendo desde que regresó al cargo en 2010, Guinea podría olvidar los altibajos por la Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola y emprender una escalada continua hacia la cima.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here