Egipto se escapa en los Juegos Panafricanos

0
408

Sudáfrica vino a los Juegos Panafricanos con el objetivo de imponerse en el medallero por países, pero hasta el momento Egipto aguantó estoicamente, sobre todo en la natación, y conserva hoy la cima.

Hace cuatro años en la cita de Brazzaville, los sudafricanos ganaron 25 de los 42 títulos puestos en disputa, en gran medida porque a aquella cita llevaron a tritones y ondinas de superélite como Chad Le Clos, Cameron van der Burgh y Tatjana Schoenmaker.

En esta ocasión, en Rabat 2019, trajeron un equipo de menos nivel y eso se tradujo en menos títulos, o lo que es peor -para ellos-, en más coronas para el resto de los equipos.

Resulta que Sudáfrica lleva 16 preseas de oro acumuladas, mientras 11 de las restantes 16 disputadas fueron a parar a las alforjas egipcias, en tanto Argelia alcanzó tres y Túnez y Seychelles una per cápita.

Para hoy, en la piscina del Complejo Deportivo Mohamed V, de Casablanca, están programadas las últimas 10 finales de la natación panafricana y todo parece indicar que el reparto de medallas será equitativo, sin monopolio australiano de por medio.

Si finalmente, como aseguran los expertos, Sudáfrica no aprovecha el tirón de este deporte será prácticamente imposible que pueda destronar en el medallero general a Egipto, ganador de seis de las 11 ediciones de los Juegos Panafricanos.

Además de la natación, este sábado también habrá finales en ciclismo de ruta, ecuestre, billar y triatlón.

Hasta el momento, los del país de los faraones lideran la tabla de posiciones con 21 metales áureos, 27 de plata y 18 de bronce, seguidos por Sudáfrica (17-14-6), Argelia (10-9-17), Marruecos (10-9-14) y Túnez (8-10-12).

Vale recordar que ayer Marruecos conquistó dos títulos en el taekwondo y llegó así a 10 medallas de oro, una más que las alcanzas en todas sus participaciones previas de manera conjunta.

Safia Sahl, en los 62 kilogramos, y Radwa Nada, en los 57, consiguieron el preciado metal para la delegación marroquí, al vencer en sus respectivas finales a las egipcias Rewan Rafaei y Nada Laaraj.

De esa manera finalizó el taekwondo panafricano y Marruecos, contra todos los pronósticos, se erigió como el sorpresivo ganador, con balance de cinco metales dorados, dos de plata y cuatro de bronce.

Para los marroquíes ese día tuvo una significación histórica, pues llegaron a 10 preseas de oro en Rabat 2019 y superaron así en una las alcanzas en todas sus presentaciones previas en estas lides regionales.

Entre las ediciones de Brazzaville 1965, Lagos 1973 y Argel 1978, los marroquíes apenas compilaron nueve medallas de oro, 12 de plata y 15 de bronce.

Posteriormente, a mediados de la década de 1980, Marruecos fue excluido de los Juegos -y de la Unión Africana- por su diferendo político y territorial con la República Árabe Saharaui Democrática, y se perdió del panorama deportivo continental.

Pero en 2017 llegó a un acuerdo para su regreso a la Unión Africana y además se comprometió a reintegrarse por todo lo alto a los Panafricanos, y el regreso no puede ser más impresionante.

Los dueños de casa pudieran llegar a cifras impensadas de títulos si tenemos en cuenta que ya van por 10 y los Juegos ni siquiera llegaron a la mitad del calendario de competencias.