Brasil acoge otro Mundial de fútbol, pero sub-17

0
42

Mil 931 días después, Brasil volverá a ser anfitrión de una Copa del Mundo, cuando mañana comience la de fútbol sub-17, con los partidos entre la selección anfitriona frente a Canadá y Nigeria contra Hungría.

La gigante nación sudamericana fue sede de la Copa del Mundo de mayores que se realizó entre el 12 de junio y el 13 de julio de 2014, por segunda ocasión, tras el campeonato de 1950.

Este nuevo torneo, que se jugará hasta el 17 de noviembre, será solo en tres ciudades sede y cuatro estadios, ninguno de más de 22 mil personas.

El Comité Organizador eligió las localidades de Goiania, Cariacica y Gama para celebrar los 52 partidos de la lid en la que competirán 24 naciones distribuidos en seis grupos, de las cuales 15 asistieron a la edición de 2014.

Llama la atención la ausencia de la selección de Alemania, que hace un lustro fue campeón frente a Argentina, pero cuya versión sub-17 año no clasificó ahora para la Copa del Mundo de la categoría.

Entre los favoritos sobresale Nigeria por su histórica actuación en los sub-17. Aunque no estuvo muy bien en la última Copa Africana (cuarto lugar), pesan sus ocho finales jugadas y cinco títulos en mundiales.

Países Bajos llega como bicampeón de Europa y Brasil, aunque no registró un buen campeonato continental, se preparó en los últimos meses e ilusiona a los fanáticos con un posible cuarto título mundial.

Francia, Italia y España exhiben jugadores promesas, pero cada uno en su estilo.

Argentina demostró en el Sudamericano en Perú que tiene un equipo talentoso y buscará el único título mundial que el país todavía no exhibe en vitrina.