Asisat Oshoala, una chica decidida

0
477

Asisat OshoalaAsisat Oshoala ha disputado dos ediciones de la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA, por lo que se siente muy vinculada al certamen. La experiencia le sirvió para aprender valiosas lecciones y tomar importantes decisiones que posteriormente la hicieron acreedora de galardones, elogios y una plaza en la Copa Mundial Femenina de la FIFA.

Sin embargo, de niña, mucho antes de soñar con vestir la camiseta verde y anotar goles en tierras lejanas, dio sus primeros pasos tras una pelota en las canchas de su localidad natal, Ikorodu, situada a 36 kilómetros al norte de Lagos. «En la escuela solía jugar al fútbol con los chicos», explicó Oshoala a FIFA.com. «Formaba parte de un equipo de seis. Los chicos siempre me decían: ‘no vayas hacia adelante, quédate atrás. Solo tienes que despejar los balones. Tú no puedes marcar goles. No puedes regatear a los defensas’. Hasta que un día llegamos a una final. Regateé a dos o tres rivales y marqué el 1-0. Al final del partido recuerdo que les dije: ‘Ya veis. No confiabais en mí, pero mirad lo que puedo hacer'».

Para ella, ese es el momento en el que la escuela de la vida le enseñó su primera lección importante. «Cuando tienes esa determinación, y la gente la ve en ti, al final no les queda otra que darte el apoyo que necesitas para llegar donde quieres», declaró la mediocampista del Arsenal Ladies sobre aquellos primeros escollos de los comienzos de su carrera.

De Ikorodu a Saitama
Su trayectoria internacional comenzó cuando tenía 17 años y fue convocada, de manera totalmente inesperada, para viajar a la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA Japón 2012. «Creí que ni siquiera iba a poder pasar el balón con la sub-20 porque era muy joven», aseveró nuestra protagonista. «Pensé que solo iba para hacer bulto».

Oshoala salió como suplente en el minuto 76 del primer encuentro de Nigeria, contra la República de Corea. Su rendimiento en esos 14 minutos fue tan impresionante que a partir de ahí fue titular en todos los compromisos de su selección, que alcanzó las semifinales. «Ahí aprendí que cuando tienes una oportunidad, tienes que emplearte a fondo. Puede que tú no los veas, pero siempre hay alguien mirando. Para mí fue una gran lección. Es algo que me acompaña desde Japón a todos los partidos que disputo a día de hoy».

Goles y galardones en Canadá
Oshoala no vio puerta en su bautismo de fuego, aunque no tardó en sacarse esa espina. En la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA Canadá 2014 sumó siete dianas en seis choques y volvió a casa con la medalla de plata y el Balón y la Bota de Oro en la maleta. Además, pulverizó varios récords, por ejemplo, es una de las tres jugadoras en la historia del torneo que ha anotado cuatro dianas en un solo encuentro. «Canadá fue algo grande para mí. Quería hacerlo mejor. Quería que la gente viniese a ver, no solo a mi equipo, sino a la chica decidida, a la chica que siempre está dispuesta a dar lo mejor».

Uno de los momentos que mejor refleja su carácter, seguro y competitivo, tuvo lugar frente a Inglaterra en el último duelo de la fase de grupos de Canadá 2014. Con un empate a 1-1 en el luminoso, la inglesa Bethany Mead erró un penal en el minuto 53. Apenas seis minutos después, Oshoala fue derribada en el área contraria y tuvo ante sí la misma posibilidad de adelantar a su selección. «Era un penal crucial para nosotras», afirmó. «Teníamos que marcar. Teníamos que ganar para pasar a la siguiente ronda. No estaba previsto que lo lanzara yo. Teníamos una especialista designada, pero me dí cuenta de que estaba asustada. Me fui hacia ella y le dije: ‘Ya lo tiro yo por ti’. Quería asumir ese reto, recuerdo que pensé: ‘Soy una veterana. Soy la que ha disputado el anterior Mundial Sub-20, debería ser capaz de dar un paso adelante y hacer esto por mi equipo».

Oshoala lo transformó con toda la serenidad del mundo y Nigeria arrasó en la ronda eliminatoria hasta que una diana en el minuto 98 de la final, contra Alemania, puso fin al sueño de las jóvenes Halconas de conquistar su primer título en la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA.

La gran cita planetaria
Así las cosas, no sorprende que menos de un año después de su apoteosis en el certamen sub-20, Oshoala estuviera en el 11 inicial en el debut de Nigeria en la Copa Mundial Femenina de la FIFA Canadá 2015™. «La Copa Mundial Femenina fue algo completamente distinto. Nunca antes había jugado ante tanto público. Recuerdo que alguna vez me tuve que reprender a mí misma. Tenía que recordarme una y otra vez que al saltar al césped no debía quedarme mirando a mis ídolos, sino jugar al fútbol. Tenía un pensamiento que me ayudaba a centrarme: ‘Voy a salir ahí y jugar como sé que puedo».

Con tan solo 21 años, Oshoala ya es todo un referente para las nuevas generaciones de futbolistas, y ella es muy consciente de su responsabilidad. «Quiero ser una inspiración para ellas. Por eso, cuando se me ofrece la oportunidad de representar a mi país, tengo que dar lo mejor de mí».