Appiah: “El fútbol es lo único que une al país”

0
229

James Kwesi AppiahGhana cautivó y entusiasmó a los aficionados de África y del mundo entero durante su rutilante trayectoria en la Copa Mundial de la FIFA 2010™, por su atractivo fútbol y sus originales celebraciones de gol. Sin embargo, el frenesí que despertó la selección se evaporó en una fría noche en Soccer City…

Asamoah Gyan quedó destrozado cuando el larguero escupió su lanzamiento penal y, con él, el pase a semifinales, que hubiera deshecho el empate en el último suspiro de la prórroga. No fue el único ghanés incapaz de contener las lágrimas al final de una tanda de penales que un exultante Sebastián Abreu sentenció a favor de Uruguay.

James Kwesi Appiah, por entonces ayudante del serbio Milovan Rajevac, vivió en primera persona el sufrimiento de los ghaneses. En 2012, él mismo se hizo con las riendas de la sección: un nombramiento que suscitó un gran escepticismo por el hecho de que se trataba de un técnico nacional e inexperto.

Sin embargo, el ex defensa de Ghana acalló las voces críticas al guiar a la selección cuatro veces campeona de África hasta Brasil 2014, y además a lo grande. Ghana, de hecho, poseía el segundo mejor registro de los 10 ganadores africanos, por detrás de Egipto, la gran favorita, incluso antes de imponerse a los Faraones por un global de 7-3 en la eliminatoria de clasificación.

FIFA.com se ha reunido con Appiah para hablar de la importancia que tiene el fútbol en su país, de su estilo como técnico, del lugar que ocupa Asamoah Gyan entre los mejores delanteros del mundo y de las razones por las que Ghana podría sorprender al mundo en Brasil.

Usted ocupaba el puesto de ayudante del seleccionador en 2010. ¿Qué ambiente se respiraba en el país después de la derrota en la tanda de penales?

No creo que a los ghaneses les guste recordar aquello, porque se les partió el corazón. No sólo a los ghaneses; estoy convencido de que todos los africanos respaldaban al equipo en aquellos momentos. Pero tenemos que seguir adelante. Nuestro capitán actual no transformó [aquel penal], pero son cosas que pasan, que le pueden pasar a cualquiera. De acuerdo; si hubiéramos ganado aquella tanda de penales, habríamos podido conquistar la Copa [Mundial] ese año. Pero procuramos superar el trance y seguir adelante.

¿Qué aspectos positivos destacaría de Sudáfrica 2010 y cuáles afrontará su selección de forma diferente en 2014?
Después del Mundial de 2010, tengo el convencimiento de que, si cuentas con determinados jugadores y les proporcionas la confianza y el estímulo necesarios, automáticamente se pondrán a la altura de la ocasión. El fútbol ha alcanzado su madurez. No es como antes, cuando se mencionaban sólo unos cuatro o cinco países como firmes candidatos al triunfo. Creo que, dada la calidad de los jugadores que poseemos actualmente, lo más importante es prepararlos mentalmente y exigirles el esfuerzo y la superación necesaria para luchar por defender los colores de Ghana.

Ghana disputó a las órdenes de seleccionadores extranjeros las Copas Mundiales de 2006 y 2010. ¿Qué ventajas aporta un técnico ghanés?
Lo que importa es que, con el calibre de los jugadores que poseemos en este momento, mis hombres sienten un respeto absoluto por mi persona y yo también los respeto a ellos al 200 por ciento. Me están demostrando su gran competitividad y mucha disciplina. El deseo que ahora sienten por darlo todo por su nación es absolutamente comparable a la época en la que yo era segundo entrenador, en 2010.

¿Cómo se describiría a sí mismo como entrenador?
Yo no hablo demasiado: los jugadores me conocen como “el que los mata callando”. La razón del apodo es que siento por ellos un respeto total, pero siempre me aseguro de que todos y cada uno de ellos hagan lo correcto en el momento justo.

Michael Essien, Sulley Muntari y John Paintsil eran los favoritos para el puesto de capitán de Ghana a finales de 2012. Sin embargo, usted sorprendió a propios y extraños al entregarle el brazalete a Asamoah Gyan. ¿Puede explicarnos esta decisión?
Cuando decidí quién iba a ser el capitán ya llevaba unos tres años con el equipo, de manera que sabía de lo que eran capaces todos y cada uno de los jugadores. Comprendí que Gyan es un hombre al que todos los demás aprecian enormemente. Lo escuchan. Cuando se desmoralizan, él los anima, les sube la moral. Por eso me dije: “Vamos a darle esta oportunidad. En primer lugar, necesito que trabaje [mucho más]. Voy a confiarle el brazalete y las responsabilidades que comporta”. En mi opinión está cumpliendo su tarea a la perfección.

¿Qué posición ocupa Gyan entre los mejores delanteros centro del mundo?

Sé que Gyan no juega en una de las llamadas grandes ligas, pero donde está lo hace todo muy bien y marca goles. En mi opinión, ha mejorado mucho. Su grado de confianza ha subido enormemente y, cuando se le presentan las ocasiones, las aprovecha todas. Para mí, es uno de los mejores delanteros del mundo.

¿Qué opina de Dede Ayew?
Dede es un futbolista de primerísima categoría. Y lo mejor que tiene y que todos los ghaneses adoran es que, cuando el equipo está flojo, él espolea a sus compañeros a la lucha.

Usted cuenta con una plantilla de enorme experiencia, con bastantes jugadores que han participado en Mundiales anteriores. ¿Le otorga todo esto algún tipo de ventaja?

Lo bueno de contar con jugadores veteranos es que, a estos niveles de competición, necesitas futbolistas de enorme seguridad en sí mismos para mantener la posesión. Al mismo tiempo, necesitas jóvenes capaces de correr cuando sea necesario, y de luchar y hacer el trabajo menos vistoso, junto con hombres de gran experiencia para rematar las jugadas.

Obvió a un par de figuras y reunió un combinado joven, principalmente de prueba, para la Copa Africana 2013. ¿Cree que esto contribuyó a la clasificación para la Copa Mundial y que le resultará beneficioso en Brasil?
Después de la Copa de Naciones, la confianza de muchos de ellos (porque convoqué a unos diez jóvenes que nunca antes habían disputado ninguna competición) se disparó. Desde entonces, empezamos a ganar todos los partidos. En el Mundial, sé que no nos resultará tan fácil. Dicho esto, lo mejor de todo es que mis hombres juegan todos en clubes de primera clase y, por esta razón, no cundirá el pánico y la seguridad en sus propias fuerzas será muy elevada. Además, cuento con un banquillo muy bueno.

¿Llegará muy lejos Ghana en Brasil 2014?
Creo que contamos con jugadores excelentes y, como ya he dicho, un equipo bueno es aquel que cuenta con un banquillo muy bueno. Estoy convencido de que sorprenderemos al mundo.

¿Qué grado de popularidad tiene el fútbol en Ghana? ¿Qué importancia conceden los ghaneses al fútbol?
Todos los ghaneses, todos los chavales ghaneses adoran el fútbol, lo que hace muy difícil entrenar en Ghana, porque cada niño, cada hombre, cada mujer se cree entrenador (risas). Además, el fútbol es lo único que une el país, porque hay mucho politiqueo. Pero, cuando se trata del fútbol, todo el mundo se olvida de sus ambiciones políticas y se dedica a animar al equipo. Los ghaneses aman el fútbol hasta el punto de que harían lo que fuera para conseguir lo que desean, futbolísticamente hablando.