Unesco incluye a la rumba cubana en lista de Patrimonio Inmaterial

0
453
rumba-cubana-foto-cuba-co_lrzima20161130_0020_11El Comité Intergubernamental de la Unesco, reunido en Etiopía, decidió hoy incluir a la rumba cubana en la lista representativa de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, reconocida como »una mezcla festiva de músicas y danzas».

Según confirmaron a Prensa Latina fuentes de la Unesco, la reunión que sesiona en Addis Abeba decidió esta mañana aprobar la candidatura de la rumba para integrar esa lista, destinada a reconocer el valor social de las prácticas de comunidades y grupos sociales.

De acuerdo con las precisiones obtenidas, los representantes de Cuba dedicaron la inscripción al líder histórico de la Revolución, Fidel Castro, como parte de los numerosos homenajes en el mundo tras su fallecimiento el 25 de noviembre a los 90 años de edad.

Un análisis previo realizado por especialistas de la Unesco reconoció a la rumba como un estilo expresivo de música y danza que descansa sobre formas de comunicación verbales (cantos y sonidos vocales) y no verbales (gestos y lenguaje corporal).

Practicada en círculos familiares, de vecinos y en las comunidades en eventos festivos y religiosos, la rumba ‘mezcla tradición y contemporaneidad y promueve sentimientos de autoestima y pertenencia entre sus practicantes’, indicó el reporte que recomendó al Comité incluir la rumba en la lista, tal como finalmente fue aprobado.

‘Ella reúne asimismo a individuos de todo sexo, clase social, origen geográfico o creencia religiosa, lo que refuerza la cohesión social, el respeto mutuo y favorece las relaciones armoniosas entre individuos y comunidades’, agrega el informe de la Unesco.

Por otro lado, se resalta el origen diverso de la rumba, con raíces africanas pero también españolas y afro-antillanas, lo cual ayuda a promover el respecto a la diversidad cultural y a la creatividad humana.

‘Ella permite igualmente incrementar la visibilidad de los elementos de culturas tradicionales populares de América Latina, desarrolladas por los sectores marginalizados de la sociedad, y favorece el reconocimiento del rol de la población africana en la identidad cultural de América’, señala.

El reporte destaca la participación de diversos actores en el proceso de candidatura, incluidas comunidades y grupos rumberos, practicantes, organizaciones no gubernamentales, expertos, autoridades locales, nacionales y asociaciones internacionales.