Turismo en África, el potencial por explotar

0
2098

Turismo africaÁfrica no es solo cultura ancestral, animales salvajes, safari, tradiciones, hermosos paisajes, playas e historia, también posee inmejorables condiciones y potencial para explotar el turismo como factor de desarrollo socioeconómico de sus pueblos.

«El continente necesita esta industria para mostrar las sociedades que construimos y abrir otro nicho de ingresos financieros. Aunque se conocen sitios, algunos calificados de exóticos, con buenos números en la llegada de visitantes, todavía no tenemos cultura del turismo», asegura el santotomense Marcelo da Cunha, de visita en Luanda.

Para el licenciado en administración del sector, el turismo es el futuro para los países en vías de desarrollo y África tiene los recursos y la mejor de las naturalezas a fin de encaminar y consolidar esa industria.

Reconoce que en primer lugar se adolece en casi todas las naciones del continente de una adecuada infraestructura de transporte, en especial de mejores rutas, líneas aéreas, carreteras y ferrocarriles.

«Esas capacidades necesitan fuertes inversiones, al igual que en sectores priorizados para el desarrollo como agua, salud y comunicaciones», agrega Da Cunha, quien elogia sin embargo los servicios e instalaciones vacacionales que poseen Egipto y Sudáfrica. Facilidades de visados y conectividad aérea son áreas clave para aprovechar de forma plena los resultados del turismo en África, así como promover el desarrollo sostenible en la región.

Lo anterior fue una de las principales conclusiones del V Foro de Inversiones y Turismo de Negocios para África (Investour), que en enero pasado reunió en Madrid a 12 ministros africanos del ramo y otros agentes públicos y privados.

En esa reunión trascendió que en 2013, por segundo año consecutivo, creció seis por ciento la llegada de turistas internacionales a territorio continental.

Entre 2000 y 2013, esos arribos aumentaron más del doble (de 26 a 56 millones). Para 2030, la Organización Mundial de Turismo (OMT) prevé que esta cifra alcance los 134 millones.

«El turismo es de creciente importancia para las economías africanas. Hoy debemos centrarnos en tres barreras que aún obstaculizan su potencial: facilidad de visados, conectividad aérea e inversión hotelera», dijo el secretario general de la OMT, Taleb Rifai, en la apertura del evento.

«Cincuenta y seis visas para visitar 56 países no es aceptable. Solo con esfuerzos colectivos podemos abordar con éxito este tipo de obstáculo y seguir promoviendo el turismo en África, como herramienta para el desarrollo», añadió.

Otras estadísticas revelan que aunque África representa el 15 por ciento de la población mundial, recibe solo el tres por ciento del turismo del orbe.

Solo en el continente, los viajes y el turismo generan al año unos 10 millones de puestos de trabajo directos. Teniendo en cuenta el alto desempleo que impera en la región y su joven población, expertos consideran que este sector podría ser el mejor mercado laboral.

De igual manera, ante las características geográficas de África, las nuevas generaciones podrían impulsar, como en ninguna parte del mundo, el turismo de aventura y ecológico.

A nivel mundial, las llegadas de excursionistas foráneos crecieron en 2013, al alcanzar un récord de mil 87 millones, según el último Barómetro de la OMT.

Pese a desafíos económicos globales, los resultados superaron las expectativas, con 52 millones de turistas internacionales adicionales en viajes por el mundo en 2013. Para el año en curso, la OMT prevé de cuatro a 4,5 por ciento de crecimiento.

La demanda de turismo internacional resultó fuerte para los destinos Asia y Pacífico (seis por ciento), África (seis) y Europa (cinco).

Las subregiones líderes son Asia Sudoriental (10 por ciento), Europa Central y del Este (siete), Europa meridional y mediterránea (seis) y África del Norte (seis).

«El pasado año fue excelente para el turismo internacional», reiteró Rifai, quien explicó que el sector «ha demostrado una notable capacidad para adaptarse a las condiciones cambiantes del mercado, al impulsar el crecimiento y el empleo, a pesar de los persistentes problemas económicos y geopolíticos».

En este contexto, la OMT insta a los gobiernos a establecer estrategias nacionales de apoyo al sector y cumplir su compromiso con el crecimiento equitativo y sostenible.