Reunión interministerial ofrece esperanzas para elecciones congoleñas

0
24
La reunión interministerial para evaluar el proceso electoral en la República Democrática del Congo ofrece esperanzas de que finalmente se pueda convocar la consulta, pendiente desde diciembre del año pasado.

El presidente Joseph Kabila organizó este sábado la cita en el palacio presidencial, la segunda luego de la celebrada del 28 al 31 de agosto en la región del Kasai. En esta ocasión, además del gobierno y la Comisión Electoral Nacional Independiente (CENI), fue invitado a participar el Comité Nacional de Seguimiento de los Acuerdos (CNSA).

Para el viceprimer ministro del Interior, Emmanuel Shadari, la CENI presentó avances significativos relacionados con la evolución de la operación del registro de cerca de 42 millones de electores, el que se espera llegue a 45 con las operaciones en el Kasai.

Ese territorio se encuentra atrapado en una espiral de violencia desde comienzos de este año, cuando se reavivó el conflicto entre grupos rivales con matiz religioso.

Shadari mencionó sin ofrecer detalles que la CENI presentó dificultades relacionadas con la falta de instrumentos jurídicos, la logística y otros materiales.

En el comunicado publicado al cierre de las sesiones, los participantes dijeron haber dotado al árbitro de una hoja de ruta para la elaboración del calendario electoral. Este se comprometió a publicar ‘constantemente’ un calendario electoral ‘realista’.

El encuentro en las oficinas del jefe de Estado en la Gombe tuvo a representantes del gobierno, de la Asamblea Nacional, del Senado y del Poder Judicial, con la ausencia del primer ministro Bruno Tshibala, quien se encuentra por Europa.

La no convocatoria a los comicios el año pasado generó protestas en el país, que se saldaron con la muerte de unas 40 personas en Kinshasa y otras ciudades. Actos de los que ambas partes se responsabilizaron mutuamente.

Tal situación llevó a negociaciones entre el ejecutivo y la oposición, con la mediación de la Iglesia católica, que condujeron a un frágil acuerdo el 31 de diciembre del año pasado.

Mediante ese pacto se permitió a Kabila permanecer en el poder después del término de su mandato (cumplido 19 de diciembre).