Sudáfrica: Memorias de Hugh Masekela otra vez

0
374

hugh-masekelaLas memorias del legendario icono sudafricano del jazz Hugh Masekela retoman hoy nueva esencia, tras el relanzamiento de su libro Still Grazing, que vio la luz en 2004.

«Se trata de mi vida», afirmó a la televisión local Masekela al reiterar que podría considerarse la obra el viaje de un hombre desde el camino de su juventud hasta el icono musical en que se convirtió. Trompetista, fliscornista, cornetista, compositor y cantante, Masekela (4 de abril de 1939) dijo que el libro lo conforman «básicamente mis crónicas hasta 2002», abarcando una etapa difícil como la del apartheid en Sudáfrica.

A causa del régimen segregacionista fue obligado al exilio y se embarcó en una peregrinación de treinta años.

Empezó hacia 1956. Fue miembro de la Huddleston Jazz Band. Se instaló en 1961 en Estados Unidos, donde su carrera profesional despegó. Allí, su estilo musical, mezcla de pop y jazz africano, tuvo buena acogida, llegando a fundar su propio sello discográfico con el nombre de Chisa, destacan los apuntes biográficos.

Al término de la década de 1970, su canción «Grazing in the Grass» de su disco The Promise Of A Future, tuvo notable éxito y difusión, lo que le valió la nominación para los Premios Grammy.

Según confesó tuvo la suerte de que la música lo llevó por el mundo, pero «no tenía intención de ser conocido».

Still Grazing es, pues, el recuento de este gigante prodigiosamente talentoso del jazz, un pionero en llevar la voz y el espíritu de África a Occidente.

Algunos opinan que cuando regresó a Sudáfrica encontró la fuerza para enfrentarse a los demonios personales y alcanzó la paz en el hogar.

Con más de medio centenar de discos en su larga trayectoria, los críticos afirman de él que ha vivido una existencia rica e implacable, impregnada de amor y pérdida, el sexo y las drogas, el exilio y la revolución.

Y que sobrevivió a todo con ingenio, pasión y, finalmente, sabiduría.