Marrakech busca su lugar, más allá del turismo

0
438
marrakechPor Fausto Triana
Fundada en 1062 por los almorávides, Marrakech es en la actualidad una ciudad de rango mundial por sus atractivos turísticos, pero ahora busca protagonismo a partir de la Cumbre de Cambio Climático.

Desde el pasado 7 de noviembre, la ciudad de poco más de millón y medio de habitantes es un hervidero de cabildeos y debates en torno a un tema que como nunca adquiere relevancia internacional, el calentamiento global de la atmósfera.

Rodeados de más de 100 mil plantas, al interior del Centro de Conferencias Palmeraie los delegados de 196 países discuten las dinámicas a aplicar para que los Acuerdos de París de la COP21 se hagan realidad en la cita en la llamada Ciudad Roja.

El Palmeraie es un vasto oasis de tierra ubicado al oeste de la Medina, donde se encuentra la famosa Plaza Jemaa el-Fna o Yamaa el-Fna, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde 2001, que mantiene la armonía del rojo-ocre en los exteriores.

La también conocida como Tierra de Dios, espera a las más altas personalidades de la política y la ciencia del mundo, que a partir del próximo martes desarrollarán la cita cimera de la COP22 con expectativas, esperanzas y temores.

Salaheddine Mezuar, ministro de Relaciones Exteriores de Marruecos y presidente de la COP22, reiteró su convicción de que ‘no habrá marcha atrás’ en ese combate, seal cual sea la política estadounidense al respecto’.

Mezuar, confiado en acoger la próxima semana a más de 60 jefes de Estado y de Gobierno, dijo que junto a varios ministros de diferentes naciones existe la determinación de defender los Acuerdos de París.

Francia, Alemania, Marruecos, Noruega, Suecia, Bangladesh, Gambia, la alcadesa de París, Anne Hidalgo, el comisario europeo de Energía y Clima, Miguel Ariase, y el portavoz del grupo de países menos avanzados, Tosi Mpanu-Mpanu, redoblaron esfuerzos en ese sentido.

De los 196 países miembros de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, ya 105 ratificaron los arreglos parisinos, alcanzados en 2015 y que constituyen un punto crucial en la cruzada por rebajar las temperaturas.

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) subrayó que los últimos cinco años fueron los más cálidos desde que comenzaron los registros climáticos, con temperaturas extremas que afectan sobre todo a los países en desarrollo.

Expertos apuntaron que entre 2011 y 2015 se registró un período de extremos, y en particular el año 2015 fue el más caluroso de los últimos tiempos. Se teme que el actual año romperá récords históricos negativos.