Marcado descenso del turismo egipcio en marzo

0
768

turismo egipcioLas expectativas de las autoridades egipcias de una reanimación del turismo, una de las principales fuentes de ingreso del país, se desvanecieron hoy con un informe que refleja un agudo descenso de las visitas de extranjeros.

En marzo pasado por los torniquetes de los puertos y terminales aéreas egipcias pasaron 755 mil visitantes, 32,4 por ciento menos que en el mismo mes del año anterior, reporta hoy Capmas, la agencia oficial de estadísticas de este país.

Las tribulaciones no se detienen ahí porque las estancias fueron más cortas ya que las noches pasadas en los hoteles egipcios fueron 43 por ciento menos comparadas con el mismo lapso del año 2013.

Aunque en ese mes ya se reportaban inquietudes políticas por el choque entre el Gobierno del presidente islamista Mohamed y partidos opositores, la situación no había alcanzado los niveles de crisis posteriores a julio de 2013, cuando el mandatario fue derrocado por el Ejército.

El capítulo de ingresos también está en rojo, con 43 por ciento por debajo de los reportados en 2013, acorde con Capmas.

Los viajeros que arriesgaron una visita a este país en su mayoría provinieron de Europa oriental, que por lo general no son grandes gastadores, seguidos de los europeos del occidente y, en último lugar, los de países árabes.

Los datos resultan más tenebrosos si se considera que ya en 2013 los ingresos habían caído 41 por ciento respecto a 2010, antes de la revuelta popular que obligó a renunciar al ex presidente Hosni Mubarak, la cual costó la vida a más de 800 personas.

El turismo, junto a los ingresos por peajes de buques que atraviesan el Canal de Suez, las remesas de la diáspora egipcia, las inversiones directas extranjeras, también alicaídas, y las exportaciones de gas son los cinco pilares de la economía egipcia.

Todo un universo de personas, parte de la economía informal, las cuales no aparecen en las estadísticas oficiales, desde camelleros, hasta guías turísticos y vendedores de chucherías, pasando por las bailarinas del vientre, dependen del turismo, que representa el 11 por ciento del PIB egipcio.