Inaugurado en Egipto museo paleontológico al aire libre

0
846

wadi-al-hitanAutoridades egipcias inauguraron un nuevo museo dedicado a la exhibición y estudio de fósiles de fauna prehistórica -de hasta hace 37 millones de años-, así como a las consecuencias de los cambios climáticos del pasado.

La instalación, denominada Museo de Fósiles y Cambio Climático de Wadi El Hitan (Valle de las ballenas) y localizada a unos 170 kilómetros al sur de El Cairo, presenta como principal singularidad que los restos óseos petrificados se encuentran tanto dentro de una instalación cerrada, como al aire libre.

En una zona desértica, salpicada por elevaciones rocosas, los fósiles se pueden observar como parte de un recorrido de unos tres kilómetros, tal como quedaron depositados hace millones de años tras la muerte de los animales en una zona marítima que predominaba en la región durante el Eoceno.

Declarado Patrimonio Mundial Natural por la Unesco y único de su tipo en el Medio Oriente, en Wadi El Haitan puede apreciarse el mayor fósil descubierto de Basilosaurus isis, enorme mamífero marino de hasta 20 metros de largo, que evolucionó hace unos 40 millones de años.

Con una apariencia que asemeja un cruce -de PhotoShop- entre serpiente y Orca, comparte ahora espacio con multitud de restos de otras especies que habitaron el lugar durante millones de años, y cuyos restos evidencian el proceso de selección natural provocado por adaptaciones a los cambios en el entorno.

Una de las características distintivas del Basilosaurus es que, como puede apreciarse en el museo, tenia unas pequeñas extremidades inferiores, cuyos huesos pélvicos se encontraban desconectados de la columna vertebral.

Ello evidencia que para entonces (aproximadamente unos 30-40 millones de años atrás) esos animales habían perdido totalmente la capacidad para deambular en tierra firme, como sí fueron capaces de hacer sus ancestros remotos.

Asimismo, en la colección destacan varios restos muy bien conservados de Dorudon atrox, ancestro de todas las actuales ballenas, menor que el Basilosaurus -al que le servía de frecuente alimento-, poseedor de una mandíbula dentada impresionante (de ahí el término atrox (fiero)).

El lugar, excavado desde el punto de vista científico a partir de 1983, aspira a convertirse en un sitio único destinado a incrementar la conciencia social sobre el cambio climático, la necesidad de proteger el medio ambiente, y, por supuesto, promover el turismo ecológico en Egipto.

Como muestra de la importancia que las autoridades egipcias le otorgan en cada uno de esos objetivos, a la inauguración, realizada la víspera, asistieron entre otras personalidades, el ministro de Medio Ambiente, Khaled Fahmy, y el gobernador de la provincia de Fayum, Wael Makram.

Asimismo, el embajador de Italia, Maurizio Massari, y de la representante de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Anita Nirody, con cuyo apoyo se realizó la obra.